Nuevo enviado de la ONU es cauto sobre el fin del conflicto en Siria

Nuevo enviado de la ONU es cauto sobre el fin del conflicto en Siria

NUEVA YORK. AFP. El nuevo enviado de Naciones Unidas y la Liga Arabe para Siria, Lakhdar Brahimi, es cauto sobre si logrará poner fin al conflicto pero afirmó que empleará todos sus esfuerzos en ello, señaló hoy tras ser oficializado en el cargo.  

«Podría fracasar, pero a veces tenemos suerte y podemos avanzar», dijo el ex ministro de Relaciones Exteriores argelino a la cadena BBC en una entrevista realizada luego de su nombramiento para suceder a Kofi Annan. 

«Estas misiones deben realizarse. Tenemos que intentarlo. Tenemos que asegurarnos de que el pueblo sirio no sea abandonado», agregó.  

En una entrevista con la cadena informativa France 24, se preguntó a Brahimi si confía en que se pueda poner fin a la guerra civil en el país árabe.  

«No», respondió. «En lo que confío es en que voy a poner todos mis esfuerzos, a hacer lo máximo posible», agregó.  

«Espero contar con la cooperación de los sirios al comienzo y también con el apoyo de la llamada comunidad internacional», agregó.  

Brahimi se hizo eco de las demandas de Annan para que el Consejo de Seguridad de la ONU se una en sus esfuerzos para persuadir al presidente sirio Bashar al-Asad de poner fin al conflicto y comenzar negociaciones hacia una transición política.  

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió un apoyo internacional «fuerte, claro y unificado» a Brahimi en el comunicado en el que anunció su nombramiento.   

«El Secretario general aprecia la voluntad de Brahimi de poner su considerable talento y su experiencia al servicio de esta tarea capital, y espera un apoyo fuerte, claro y unificado de la comunidad internacional, incluido el del Consejo de Seguridad» de la ONU, agregó el portavoz de Ban, precisando que Brahimi irá «pronto» a Nueva York para mantener conversaciones.  

Annan anunció su renuncia el 2 de agosto alegando la falta de apoyo de las grandes potencias a sus esfuerzos por poner fin a 17 meses de violencia en Siria, que ya dejó cerca de 23 mil muertos según el Observatorio de derechos humanos.   El nuevo enviado viajará pronto a Nueva York para reunirse con los miembros del Consejo de Seguridad y con el Secretario general de la ONU.  

«Vamos a discutir muy, muy seriamente cómo pueden ayudar», dijo Brahimi a France 24. «Me están pidiendo que haga este trabajo. Si no me apoyan, no puedo hacer el trabajo, en consecuencia, estoy ansioso por hablar con ellos», afirmó.  

Los miembros del Consejo «están divididos, pero seguramente se pueden unir en algo como ésto y espero que lo hagan», agregó.  

Brahimi, un diplomático avezado, fue emisario de la ONU en Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y luego en Irak tras la invasión de 2003.  

La Casa Blanca reaccionó el viernes al anuncio de este nombramiento diciendo que esperaba recibir más detalles sobre el mandato del nuevo emisario internacional, y subrayó que Brahimi era un diplomático «aguerrido».  

«Necesitamos más precisiones de la ONU sobre el mandato de Brahimi en su nuevo cargo», declaró el portavoz adjunto del presidente Barack Obama, Josh Earnest, durante una conferencia de prensa.