Nuevo enfoque para tratar dos tipos cáncer

Nuevo enfoque para tratar dos tipos cáncer

Un nuevo enfoque de gran potencial para el tratamiento de dos tipos de cáncer metastásicos letales -cáncer de mama triple negativo y carcinoma renal de células claras, la forma más común de cáncer de riñón- ha sido descubierto por los investigadores de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida.

En la edición en línea de  Molecular Cancer Therapeutics, informan que dos fármacos, romidepsin y decitabina, trabajan en cooperación para activar un potente gen supresor de tumores que se silencia en estos tipos de cáncer. Una vez que el gen, la proteína-1 secretada relacionada con  rizado FRP1 (sFRP1 – secreted frizzled related protein one), comenzó a trabajar después de que las drogas fueron utilizadas, las células tumorales de laboratorio detuvieron su crecimiento y murieron.

Ambos medicamentos están aprobados por la Food and Drug Administration para el tratamiento de cáncer de sangre y se están probando por separado en numerosos cánceres sólidos en los que sFRP1 está desactivado. Este estudio fue el primero en probar el uso de ambos en estos tipos de cáncer metastásico vinculados a sFRP1, y los resultados son muy alentadores, dice el investigador senior del estudio, el biólogo molecular, John Copland, Ph.D.

“Ahora tenemos la base para un ensayo clínico destinado a proporcionar una terapia eficaz para los dos tipos de cáncer resistentes a los medicamentos y tal vez para muchos otros tipos de tumor, en el futuro”, dice el Dr. Copland. Además del cáncer de mama y de riñón, sFRP1 está desactivado en el cáncer de colon, ovario, pulmón, hígado y otros tipos de tumores.

El Dr. Copland y sus colegas descubrieron que antes sFRP1 fue silenciado en ciertos tipos de cáncer. Este nuevo trabajo demuestra que su expresión puede ser restaurada por romidepsin, que es un inhibidor de deacetilase de  histona, y por decitabina, un inhibidor de la metiltransferasa. Ambos son fármacos epigenéticos, que modifican los genes de una forma que los afectan cuando están activados o desactivados.

“Individualmente, cada medicamento no induce ninguna forma de muerte de la célula, pero, juntos, matan a todas las líneas celulares diferentes de cáncer de riñón y cáncer de mama triple negativo que testeamos en laboratorio”, dice el principal investigador Simon Cooper.