Nueva técnica es provechosa para tratar fibromas uterinos

Nueva técnica es provechosa para tratar fibromas uterinos

POR JOSÉ PIMENTEL MUÑOZ
Hasta hace unos pocos años, tratar fibromas uterinos significaba una sola cosa: cirugía. Lo mismo si una mujer escogía que le hicieran una histerectomía (extirpación del útero) o una miomectomía (extirpación de los fibromas dejando el útero en su sitio), no había otra alternativa aparte de la cirugía.

Pero otra opción de tratamiento que elimina la necesidad de cirugía –la embolización fibroidea uterina (UFE por sus siglas en inglés)–, sigue dando buenos resultados en esta materia, informan dos radiólogos de Miami.

“Un fibroma es una masa benigna (no cancerosa) en la pared muscular del útero”, explicó el doctor James F. Benenati, radiólogo intervencionista en Baptist Cardiac & Vascular Institute,  que forma parte de Baptist Hospital, de Miami, quien ha estado realizando las embolizaciones fibroideas desde 1999 y ha tratado a varios cientos de mujeres.

La embolización se utiliza para tratar fibromas en mujeres premenopáusicas. Después de la menopausia, estos tumores benignos tienden a encogerse por su cuenta. Las mujeres con estas masas  con frecuencia experimentan fuertes y largos sangramientos menstruales, dolor abdominal e inflamación. Pudiera haber una sensación de presión en el intestino o una constante necesidad de orinar.

 “Cerca del 70 por ciento de las mujeres con problemas de fibroides son candidatas para UFE”, indicó. El doctor Julio Baquero, director médico de radiología intervencionista en South Miami Hospital, donde también se hace el  procedimiento con mucha frecuencia. 

¿Cómo se hace?

La embolización se hace usando imágenes de rayos X para que el médico inserte un catéter por los vasos sanguíneos llegando al tumor y colocando partículas de plástico o gelatina del tamaño de un grano de arena. “Estas partículas cortan el flujo de sangre a los tumores, haciéndoles que se encojan”, explicó  Baquero, de nacionalidad dominicana, quien puso el e-mail International@baptisthealth.net a disposición de las personas que deseen mayores detalles.

El procedimiento que realizan los radiólogos intervencionistas toma unos 45 minutos. En lugar de la anestesia general que requieren algunas cirugías, con este método se utiliza anestesia local y las pacientes solamente pasan la noche en el hospital. La mayoría de las mujeres reanudan sus actividades normales en alrededor de una semana, y los síntomas se reducen significativamente durante los siguientes tres meses.

El riesgo de complicaciones asociadas con UFE es muy bajo. Menos del 2 por ciento de las mujeres a quienes se les hace el procedimiento experimentan menopausia temprana como resultado. También hay un riesgo mínimo de infección. Aunque es posible que una mujer que ha tenido UFE quede embarazada, no es recomendable para aquellas que quieren concebir. “Las mujeres primero deben ver a un ginecólogo antes de considerar hacerse el procedimiento”,  recomendó Baquero.