Novedoso procedimiento en la detección del cáncer pulmonar

Novedoso procedimiento en la detección del cáncer pulmonar

Casi la mitad de todos los casos de cáncer de pulmón se detecta después de que existe diseminación hacia los nódulos linfáticos cercanos.  Los resultados de la biopsia de estos nódulos linfáticos determinan el tratamiento apropiado. Los médicos de la Clínica Mayo, en Jacksonville, Florida,  han demostrado que la combinación de dos procedimientos de invasión mínima y mediante ultrasonido para tomar biopsias de los nódulos linfáticos en el tórax, supera al procedimiento regular de biopsia guiada por broncoscopio. 

Actualmente, se abre quirúrgicamente el tórax y se obtiene una biopsia de los nódulos linfáticos sospechosos, o se utiliza un broncoscopio como guía para realizar una biopsia por aguja, de invasión mínima.  Para esto, se administran sedantes al paciente, y luego el médico pasa  el broncoscopio hacia el pulmón a través de la tráquea.  Una aguja pequeña ubicada en la punta recoge muestras de tejido de la región que rodea los pulmones; pero sin contar con algún tipo de guía radiológica, las muestras podrían tomarse o no de los nódulos linfáticos, lo que vuelve inexacto al procedimiento, según el doctor Michael Wallace, gastroenterólogo de la Clínica Mayo. “Realmente se trata de acertarle al blanco o fallar, aunque así lo hemos hecho durante décadas”, añade el citado médico.

Por más de seis años, el doctor Wallace y sus colegas han demostrado que usar un endoscopio de ultrasonido (EUS) como guía para la biopsia por aguja de los nódulos linfáticos en el tórax (mediastino), es igual o quizás más exacto que una biopsia quirúrgica. La limitación del EUS para realizar la biopsia por aguja es que el ultrasonido no es muy eficaz para ver y obtener muestras de los nódulos linfáticos por delante de una tráquea llena de aire.

Wallace y sus colegas trabajaron conjuntamente con la Olympus Corporation en el diseño de un pequeño endoscopio de ultrasonido, que pudiera pasar a través de la abertura de la tráquea hacia las vías respiratorias.  Pensaron que al combinar el EUS con  este endoscopio de ultrasonido endobronqueal (EBUS) para ver los nódulos linfáticos en la parte delantera del tórax, podrían obtener una visión completa de todos los nódulos linfáticos en el mediastino.

Realizaron un estudio prospectivo para comparar la biopsia broncoscópica tradicional con el EUS con biopsia EBUS. Se refirió a los pacientes con cáncer de pulmón de este estudio a los tres procedimientos ambulatorios, los cuales se realizaron en forma consecutiva y demoraron en total una hora por paciente. Inmediatamente después, y sin ver el procedimiento ni conocer los resultados, un gastroenterólogo realizó la biopsia por aguja guiada por EUS en el paciente.  “Comparamos rigurosamente la exactitud de los dos abordajes “, comenta Wallace.”Observamos su exactitud individual y su exactitud combinada. Pensábamos que la combinación de EUS con EBUS nos brindaría una visión completa del mediastino, y descubrimos que fundamentalmente así era”.

Wallace presentó los resultados preliminares de este estudio el 6 de julio en Barcelona, España, durante la reunión de la Asociación Internacional para el Estudio del Cáncer Pulmonar. La biopsia por aguja con broncoscopio, por sí sola, sólo detectó un tercio de los nódulos linfáticos malignos.  El EUS, por sí solo, detectó cerca de la mitad de los nódulos linfáticos malignos, y todos se encontraban en la parte posterior del tórax. El EBUS por sí solo detectó cerca de dos tercios de los nódulos linfáticos malignos, y todos se encontraban en la parte delantera del tórax. “Al combinar el EUS y el EBUS, la detección subió a un rango de 93%”, acota Wallace. “Por lo tanto, claramente se aprecia que ambos procedimientos se complementan”, añadió.

La Clínica Mayo ya ha adoptado el EUS con EBUS como la manera de realizar la biopsia de los nódulos linfáticos del mediastino. La clínica en Jacksonville, Florida,  uno de los centros de referencia más importantes para el EUS, también entrena a los médicos para realizar el EBUS. Wallace espera que la publicación de los resultados de este estudio y el continuo entrenamiento de médicos en el uso del EBUS, conducirá a otros centros a adoptar esta técnica combinada como práctica regular para la biopsia de  nódulos linfáticos en el mediastino.