¡No olvide el desayuno!

¡No olvide el desayuno!

Si las mañanas son muy agitadas en su casa, tal vez el desayuno le parezca un lujo que no puede permitirse. Pero la primera comida del día no sólo es importante para los niños.

Un nuevo estudio de la Escuela de Medicina de Harvard encontró que las personas que toman el desayuno tienen la mitad del riesgo de desarrollar obesidad y resistencia a la insulina, un gran factor de riesgo para la diabetes y las dolencias cardiacas, comparadas con las que no acostumbran a desayunar.

Los investigadores piensan que la clave podría ser el control de las calorías, y el desayuno tiene una capacidad casi mágica para ayudar a controlarlas durante el día.

Cuando comemos, el organismo experimenta lo que se llama el “efecto térmico”, es decir, quemamos calorías simplemente digiriendo y absorbiendo nuestros alimentos. Si usted se levanta a las siete de la mañana y no come nada hasta el mediodía, son cinco horas durante las cuales su quema de calorías es más lenta.

Los estudios muestran que las personas que desayunan comen menos comidas grasas y altas en calorías durante el día, y consumir la mayor parte de sus calorías temprano en la mañana significa que tendrán menos tendencia a comer en exceso en la noche.