No intervendrán en los bosques quemados

No intervendrán en los bosques quemados

POR MANASÉS SEPÚLVEDA
Danerys Santana, subsecretario de Medio Ambiente, dijo ayer que no se tiene previsto resembrar las áreas boscosas afectadas incendios en la cordillera Central y en otros parques nacionales porque tienen una alta capacidad de regeneración.

Santana, subsecretario de Áreas Protegidas, dijo que sólo se reforestará fuera de las áreas protegidas y que ya hay organismos internacionales y empresas que se han mostrado interesados en ese proyecto.

También señaló que hay una comisión trabajando para determinar la magnitud de los daños provocados por los incendios.

Indicó que se está utilizando el sistema de posicionamiento global (GPS), fotos aéreas y otros mecanismos para hacer la evaluación de daños.

Dijo que las acciones hay que dividirlas en dos, primero las que son de evaluación de los efectos del problema dentro de las áreas protegidas y fuera de las áreas protegidas y los planes de recuperación.

«En las áreas protegidas no se tiene contemplado hacer ningún tipo de intervención porque hay una capacidad altísima de regeneración de esos bosques y la intervención humana puede ser más dañina que beneficiosa», expresó.

Señaló que el material combustible que había en la zona se quemó. «Sacar troncos de los parques nacionales lo que produce es erosión, además de que la mayoría de los pinos no se mueren», dijo.

Señaló que fuera de las áreas protegidas se procederá a sembrar a través de la Dirección de Reforestación en coordinación con algunas empresas y entidades internacionales de financiamientos que han mostrado interés para llevar a cabo esos planes.

Según la Sociedad Ecológica del Cibao (SOECI) estudios preliminares estiman que unas 270,000 tareas de las superficies boscosas de los parques José del Carmen Ramírez y José Armando Bermúdez fueron arrasadas por los incendios.

Entre el 7 de marzo y el 6 de abril de este año, los bosques dominicanos han sido sometidos a lo que podría considerarse la «devastación más preocupante» de las últimas décadas y una catástrofe de cuya influencia en el mejor de los casos tardará años en recuperarse dijo ayer la Sociedad Ecológica del Cibao (SOECI).

La entidad considera que aún cuando se sabe que tomará tiempo tener un estudio más preciso sobre la dimensión y proporciones del daño las estimaciones preliminares indican que los incendios afectaron más de 170 kilómetros cuadrados (unas 270,000 tareas), la superficie de bosques arrasados sólo en los parques nacionales José del Carmen Ramírez y José Armando Bermúdez, constituyendo entre el 10 y el 25 por ciento de sus superficies, lo que es alarmante si se toma en cuenta que la cifra más alta de los daños por fuegos en los últimos 30 años han sido unas 262,000 tareas afectadas por 77 incendios diseminados durante todo el 1990.