Negocios de comida rápida en aprietos

Negocios de comida rápida en aprietos

Los problemas que afectan la economía dominicana han impactado seriamente los negocios de comida rápida, cuyos propietarios se han visto obligados a «hacer malabares» en el último año para sobrevivir en un mercado cuyas ventas se han restringido significativamente por la falta de circulante.

Entre las medidas tomadas por ese sector están el cierre o traslado de establecimientos dedicados a la venta de pizzas, pollo fritos o hamburguesas, a plazas comerciales donde es seguro el flujo de personas.

Esa situación también ha impactado en una reducción del número de empleos que genera ese sector y en la demanda de materia prima.

Sin embargo, si bien la demanda general de materia se redujo, la devaluación de la moneda y los problemas para obtener los permisos de importación benefició al productor local.

Un informe de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES) de la cual son miembros los restaurantes de comida rápida, señala las principales limitantes que enfrenta ese sector para obtener productos importados.

Entre esas limitantes están tasa de cambio variable en Aduanas y problemas para conseguir los permisos de importación.

Otro factor que limita el crecimiento de ese tipo de establecimientos comerciales, es la falta de representantes locales de los productos que demandan, el alto costo del transporte y la variación de costos en los puertos dominicanos.

Mientras que entre las principales dificultades que tienen los propietarios de establecimientos dedicados a la venta de comida rápida, están la tardanza de los suplidores de materia prima para entregar los pedidos.

Además, la inconsistencia de los servicios, incremento mensual del costo y la poca flexibilidad de las autoridades y gente que tienen que ver con la oferta de productos a precios competitivos y a tiempo.

Batíssimo Palamara, vicepresidente de la Asociación de Establecimientos de Comida Rápida, explicó que algunos de esos negocios decidieron instalarse en plazas comerciales, porque el flujo frecuente de personas garantiza mas ventas.

Según el informe de ASONAHORES, el 43 por ciento de los insumos que utiliza ese sector son nacionales, mientras que el resto es importando.

Sin embargo, Palamara señala que la devaluación del peso, los problemas que enfrentan para importar y los bajos niveles en la demanda, los obliga a requerir una mayor cantidad de productos de origen nacional.