Muy buenas, Maginito.

Muy buenas, Maginito.

¿Se ha dado usted una vueltecita por los predios del Plan Renove? No pierda tiempo, hágalo, para que analice por allí si es verdad eso de que el “aceite tres en uno” sirve hasta para ensaladas en casos de emergencias como las que vive ahora el país. Mucho se habla de la auditoría que sale a la luz pública, hecha por la Contraloría General al dichoso Plan Renove ese, plan que trató de renovar el idioma y cuanto hizo fue joderlo más. Pero eso no importa, pues la nación no se hubiera perjudicado por hablar o escribir mal el español. Lo jodón es cuanto hay delante, detrás y en el medio del Renove, del carajo ese. Mucho me gustaría conocer, Maginito, el origen de los precios de los vehículos comprados a los brasileños, que le han tomado un cariño a este país que eso manda madre, padre y suegros. ¿A cómo se declara cada vehículo de esos en Aduanas, aun cuando el gobierno deba exonerarlos? ¿Coincide el precio de declaración en Aduanas con el facturado al gobierno por cada unidad? Y sobre todas esas pendejaditas, mi queridísimo Magino, el Estado dominicano asume el riesgo cambiario…

Magino, este país es la del carajo. Aquí se vende todo, a todas horas y en todas formas. Usted, ve, en muchas esquinas, a vendedores de cachorros “pastores alemán”. Son pobres viralatas a los cuales le dan sus apretaditas en las bolitas y no digo yo parar éstos las orejas. Hay de todo para vender, desde naranjas de china hasta obras de García Márquez, Bosch y Balaguer. Aquí hay empresarios de verdad en todos los órdenes de la vida. Gente de timbales a las que no se aprieta el pecho para hacer negocios. Aquí venden hasta chinos. De los haitianos mejor no le digo nada. Y ahora, mi querido Magino, me dicen que hay un congresista empresario dedicado a la venta de televisores que eso es un encanto. Solo que el empresario legislador es un hombre tan bronco, tan bronco pero tan bronco, que vende sin facturas y no recibe pagos en cheques, todo tiene que ser en efectivo, aunque sea efectivo del hediondazo…

Me dicen que la ley de lemas o del voto preferencial fue depurada por un experto antes de que el Senado la convierta en ley y que se le eliminó la vainita esa de la sumatoria, para que la Suprema no tuviera ocasión de hablar de inconstitucionalidad. Veremos si eso es así, pues se dice que el alto tribunal dará a conocer hoy el texto de su respuesta a una consulta de la Cámara Alta. Ayer, la siempre añorada Radio Bemba salió al aire y señaló que por predios que conocen bien la Suprema acomodaron la cosuanita para permitir que Fello y Milagros, como el Bacho, ¡vayan! Eso es para que no fuñan atacando solo a la Junta Central Electoral…

Miguel Mejía, el gigantón que debió jugar primera base, es un muchacho de lo más ameno. Miguel coordina en el país un organismo que tiene el atractivo nombre de “Comité Internacional contra la Represión”. Y los muchachones y muchachonas que componen ese comité son inteligentisimos pero a lo mejor no entienden. Solo así se explica que dirijan un mensaje al gobierno, en el cual hacen el gran descubrimiento de que la intercepción telefónica viola la Constitución. ¿Y quién carajos le ha dicho al Comité de marras que al gobierno le interesa esa vaina? Eso era desde la oposición que se denunciaba la intercepción telefónica, para joder a la administración de Leonel Fernández. Hoy las cosas son distintas, han cambiado. Y hasta escuchar grabaciones de conversaciones privadas divierte, entretiene y apasiona a quienes, ayer, y demagógicamente, se sentían alarmados por esas intercepciones. Goce y viva la vida, don Magino, que el cable del teléfono es corto…

¿Que Vicente Bengoa acusa al gobierno de quebrar país? No fuña Vicente, si es así, pues que le compre un braguero, se lo ponga y se faje a trabajar…

¿Qué le recuerda, Maginito, la foto de haitianos robando televisores, micro ondas y otros efectos electrodomésticos? Es que en todas partes es igual: hay quienes consideran que robando hacen patria, bien sea públicamente en momentos de estallidos populares, o en forma subrepticia, creyendo que nadie se dará cuenta de esa pendejuanita. Bien, Maginito, hasta mañana, Dios mediante, y ojalá que la puta de la prima siga bajando, pues ayer, en algunas partes, pudo comprarse algo de dólares a RD$50.25.