Mundial, otro logro Beckenbauer

Mundial, otro logro Beckenbauer

MUNICH (AP).- Menos de un mes para la Copa Mundial, Franz Beckenbauer está sumamente alegre. «Por lo que a mi se refiere, podría comenzar mañana’’, proclamó Beckenbauer hace unos días durante la apertura del centro de prensa para medios audiovisuales del mundial en Munich.

Especialmente ahora que ha tenido una responsabilidad importante sobre sus hombros.

«Ya me hice el corte de pelo para el mundial’’, señaló relajado Beckenbauer, quien como de costumbre además de un buen bronceado, hacía gala de su usual buen humor. Beckenbauer ya es parte de la historia del fútbol y tiene un lugar entre los grandes con dos títulos mundiales. Como jugador, el «Kaiser’’ ganó todo lo importante. Como entrenador también conquistó la última copa que Alemania se llevó a casa.

Beckenbauer y el brasileño Mario Zagallo son los únicos hombres que como jugador y después entrenador llevaron a sus naciones a la Copa Mundial.

Cuando Alemania exploraba presentar su candidatura para organizar otro certamen mundialista, dirigió su mirada a Beckenbauer y éste aceptó el reto. También fue lo más lógico que se encargase del montaje.

Y si el joven equipo de Juergen Klinsmann excede las expectativas y termina ganado el título en julio, esto solamente realzará la reputación del astro alemán, quien aparentemente tiene el don de convertir todo lo que toca en oro.

Beckenbauer, de 60 años, está en el pináculo de una carrera notable.

Además de ser el presidente del Bayern Munich, en gran medida el club más exitoso de Alemania, está a cargo del comité organizador, funge como vicepresidente de la Federación Alemana de Fútbol, es columnista del periódico más vendido del país y será comentarista de televisión durante el torneo.

Y aunque no es oficial, Beckenbauer seguramente lleva el título del hombre más influyente del fútbol alemán.  Fue en gran parte gracias al intenso cabildeo del ex jugador y a su red internacional de amigos que Alemania derrotó a Sudáfrica por un voto en la puja por la sede.

Desde entonces, Beckenbauer ha sido uno de los hombres más ocupados del país. En un día reciente de abril, voló de Francfort a Zurich, luego a Munich y después a Colonia, todo en un día.

Una vez se de el puntapié inicial el 9 de junio, su agenda será más intensa. Beckenbauer desea asistir a tantos como sean posible de los 64 partidos que se disputarán y para ello un helicóptero estará disponible para sus viajes.