Multiquímica, empresa modelo de exportación

Multiquímica, empresa modelo de exportación

Por ALEIDA PLASENCIA
La táctica de mercadeo de Multiquímica Dominicana  le ha dado buenos resultados. Su  dominio en el   mercado internacional es tal  que ella sola suple    alrededor del 50% de las exportaciones que realiza la República Dominicana a Centroamérica.

Tiene una estrategia funcional:   entregar en el  menor tiempo posible  los pedidos y   asistir   en el aspecto tecnológico donde quiera que el cliente  se encuentre.

Su presidente, Celso Marranzini, la ha desarrollado bajo el criterio de que “el éxito de cualquier empresario se basa  en que el cliente sepa que éste  se encuentra disponible para cubrir sus necesidades y que  va mucho más allá de lo que vende.

Multiquímica,  empresa   especializada en fabricar materias primas para pinturas, comenzó sus operaciones en 1985 en Haina con dos clientes, 15 empleados y un solo producto: emulsión para la pinturas de interiores y exteriores, en un  área de cinco mil metros cuadrados.

Opera en 55 mil metros cuadrados, fabrica 60  productos  para suplir la demanda de más de cien clientes en Centroamérica, el Caribe, el  sur de Estados Unidos  y  el mercado local.  Tiene  250 empleados, exporta el 60% de su producción y el resto se vende en el país.

Las primeras exportaciones fueron a Haití, en 1991. Sus  productos están presentes en 20 países en estos momentos.

“Siempre tuve la ilusión de que esta empresa podía convertirse en  gran exportadora, como de hecho ha sido y hemos logrado ir aumentando de manera sostenida  la producción año tras años, sostiene Marranzini. Desde   sus inicios, el presidente de la empresa  sintió la necesidad de diversificar productos.  Fue  evolucionando en una gama amplia de emulsiones que se utilizan para  fabricar pinturas de exteriores e interiores.  Elabora    12 tipos de emulsiones y   40 resinas.

 También fabrica   una serie de compuestos para la industria de piezas plásticas. Esta empresa ha ganado premios a la exportación en varias ocasiones.

 “Cuco móvil”

Para inspeccionar el trabajo de los empleados, Marranzini recorre las instalaciones en un  carrito de golf   con una cámara digital en mano. Toma fotos de las escenas incorrectas que observa en las labores de los trabajadores y luego se las manda a cada responsable de éstas por Internet junto a un mensaje escrito.

Marranzini  estudió economía. Dice que es   industrial  desde niño, pues proviene de una  familia de empresarios. Está  convencido de que “vendrán nuevos productos, nuevas tecnologías y siempre hay que seguir haciendo cambios”.

En referencia al desarrollo de la  empresa, no se siente satisfecho aún,  pues considera que “siempre hay oportunidades que tienen que ser explotadas”.