Mujica descartó enfáticamente instaurar en Uruguay un estado «marihuanero»

Mujica descartó enfáticamente instaurar en Uruguay un estado «marihuanero»

WASHINGTON, AFP.- El presidente de Uruguay, José Mujica, descartó enfáticamente este miércoles que su gobierno, al adoptar una nueva regulación estatal para el comercio de marihuana, instaure un «estado marihuanero».  

«Nosotros no estamos aquí para hacer un estado marihuanero ni para fomentar la expansión de esa droga. ¡No!», dijo el mandatario durante un encuentro con uruguayos en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.

Que «quede bien claro, que nosotros no tenemos nada que ver con esa política de derrotar el mercado vendiendo más marihuana. ¡Eso no es el Uruguay!», agregó el presidente. De acuerdo con Mujica, la iniciativa de su gobierno, al establecer la producción y comercialización de marihuana bajo control estatal, se basa en la «regulación de un mercado que ya existe y que no se lo queremos dejar al narcotráfico».

Al hablar con representantes de la comunidad uruguaya en la sede del BID, Mujica aceptó incluso revertir la legislación en caso de que la experiencia termine en un fracaso, pero dijo que estaba dispuesto a asumir la responsabilidad política por intentarlo.

«Esto está muy bien pensado. Podemos equivocarnos. Y, si falla, pondremos la marcha atrás. Pero ahora en Uruguay uno de cada tres presos está en la cárcel por causa de la droga. Y ya dicen que si uno quiere cambiar no puede hacer lo mismo», dijo Mujica.

La inédita experiencia uruguaya sobre control de la marihuana, considerada ya una referencia a nivel internacional, se convirtió en uno de los temas centrales de la visita que Mujica realiza desde el lunes a Washington.

Poco antes, Mujica había mantenido en vilo durante una hora a una multitud en la sede del Banco Mundial, donde pasó revista a la actualidad de Uruguay y frecuentemente hizo estallar ruidosas carcajadas.

En ese encuentro con la prensa, Mujica fue lacónico pero lapidario al analizar la contribución de Estados Unidos a la lucha contra las drogas en América Latina. «¿En América Latina? Lo que más ha servido de la política de Estados Unidos es cuando no se mete», dijo el mandatario en su habitual tono coloquial, haciendo estallar una ovación en el auditorio.