Mujeres tienen  más poder doméstico

Mujeres tienen  más poder doméstico

Naciones Unidas (EFE).- Las mujeres dominicanas que emigran a España y envían remesas a su país, adquieren un mayor poder de decisión en cuestiones domésticas, pero aun así no logran cambiar el rol tradicional de género en el seno de sus familias.

Así lo confirma un estudio divulgado hoy por el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación de la ONU para la Promoción de la Mujer (INSTRAW por sus siglas en inglés).

El estudio se titula “Género, remesas y desarrollo: el caso de la migración femenina en República Dominicana”.

El dossier evalúa de qué manera las dimensiones de género impactan a las mujeres de este país caribeño que emigran a España.

El estudio dice que tres de cada cinco dominicanos que emigran a España son mujeres, por lo que las remesas que envían permiten que se sitúen como principales proveedoras económicas y cabezas de sus familias.

Esto se traduce, según el informe, en que puede decidir a qué colegio van sus hijos, si se va a construir una casa o establecer un negocio, o cuánto dinero destinan a la compra de comida y otras actividades de la vida diaria.

“Sin embargo, esto no significa que haya una transformación significativa en las ideologías de género”, señaló Denise Paiewonsky, investigadora del INSTRAW.

“Cuando la mujer emigra, el hombre no asume las tareas dentro del hogar tales como la atención de los hijos e hijas o la gestión de las tareas de la casa. Este papel tradicionalmente femenino, se traspasa a otra mujer, normalmente su madre o su hermana,”  agregó.

Las remesas de las mujeres dominicanas que viven en España representan la mitad del total que recibe el país caribeño, y las mujeres entrevistadas en el estudio afirman que envían entre un 25 y un 33 por ciento del salario que cobran a su familia en República Dominicana.

Además, según datos del INSTRAW, cuatro de cada cinco emigrantes mujeres prefieren que estos fondos los gestionen sus madres o hermanas, en lugar de sus maridos o familiares varones.

El volumen financiero de las remesas enviadas a República Dominicana se ha cuadruplicado en los últimos diez años, y actualmente representa un 13 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), lo que equivale a cuatro veces más del total de la inversión extranjera directa que recibe el país.

El estudio expone que a pesar de que las remesas permiten aliviar la pobreza, tiene efectos limitados en el impulso al desarrollo local y del país en su conjunto.

La mayoría de las empresas o negocios que ponen en marcha las mujeres dominicanas cuando regresan a su país, tras haber emigrado, se caracterizan por su poca productividad y rentabilidad, debido a la falta de acceso a crédito y a una formación especializada.

“A no ser que se examine todo el proceso migratorio desde una perspectiva de género, resulta muy difícil diseñar iniciativas adecuadas para optimizar los beneficios de las remesas en el desarrollo y reducir su impacto negativo”, indicó Carolina Taborga, del departamento de Asuntos Sociales del INSTRAW.

La divulgación del informe se produce como antesala a la celebración la próxima semana de un Diálogo de Alto Nivel sobre Migración y Desarrollo en la sede de la ONU en Nueva York.

En la reunión, que empezará el 14 de septiembre y durará dos días, se analizarán las perspectivas y el impacto económico y social de los procesos migratorios en el mundo.

Según cifras de la ONU, los 191 millones de emigrantes en el mundo enviaron en 2005 remesas por valor de 232.000 millones de dólares, de los cuales 54.000 millones se destinaron a países de Latinoamérica y el Caribe.