Morales promete luchar contra el imperialismo

Morales promete luchar contra el imperialismo

CARACAS (AP).- El presidente electo boliviano Evo Morales llegó ayer a Caracas y se apresuró a afirmar que está dispuesto a incorporarse a la «lucha antineoliberal y anti imperialista’’.

Por su parte, su anfitrión el presidente Hugo Chávez dijo a los periodistas en el aeropuerto que evaluará con Morales lo relativo a «los hidrocarburos y su nacionalización’’ en Bolivia.

Morales, quien arribó a territorio venezolano en una aeronave de Cubana de Aviación, expresó que su gobierno está decidido a «luchar por los pobres, por nuestros indígenas’’.

Sostuvo que el mundo entró a un «nuevo tiempo’’ que «no pertenece al imperialismo, sino a los pueblos latinoamericanos’’.

El líder indígena, quien resultó electo por mayoría, inició el martes una gira internacional que lo llevará a Francia, Bélgica, Sudáfrica, China y Brasil, para retornar a La Paz el 13 de enero.

Morales, que asumirá el poder de Bolivia el próximo 22 de enero, será observado minuciosamente sobre como él manejará las enormes reservas de gas natural de su país, la segunda más grande en Sudamérica después de Venezuela.

El mandatario electo boliviano aseguró a las firmas privadas que operan en el país andino que respetará sus activos, pero también señaló que las reservas de gas natural del país han sido «saqueadas’’ y que los contratos de producción de gas deben ser renegociados.

Morales hizo de la nacionalización de los hidrocarburos un tema clave en su campaña electoral aunque no presentó ningún proyecto concreto sobre como la manejaría. Chávez agregó que también tienen previsto conversar lo referente a una ley para las autonomías en Bolivia, un plan de desarrollo productivo, una ley contra la corrupción y una ley de tierras productivas. El gobernante venezolano aseguró que espera «apoyar al gobierno de Evo y al pueblo boliviano en lo que él ha llamado muy bien el rescate de la dignidad de Bolivia’’.

Bajo la consigna «alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina’’, varios centenares de manifestantes oficialistas recibieron a Morales y Chávez en el Panteón Nacional donde el visitante colocó una ofrenda ante los restos del Libertador Simón Bolívar y honró al cacique venezolano Guaicaipuro.

Morales se trasladó luego al palacio presidencial para sostener una reunión privada con Chávez.

La visita que hizo Morales la semana pasada al líder cubano Fidel Castro, y su relampagueante escala en Caracas para reunirse con el presidente Chávez al comienzo de su primera gira internacional, para muchos es un signo de la creciente relación entre los tres líderes izquierdistas, que ha preocupado a Washington.

Chávez y Castro son los críticos más feroces de Estados Unidos en la región, mientras la oposición de Morales a los esfuerzos de Estados Unidos para erradicar los cultivos de coca en su nación andina también ha causado alarma en Washington. La coca es la materia prima de la cocaína, pero también tiene empleos medicinales y alimenticios tradicionales entre los indígenas bolivianos.

Al ser consultado sobre los señalamientos de algunos opositores que han considerado la estrecha relación entre Castro, Chávez y Morales como la conformación de un «eje del mal’’, el mandatario venezolano replicó que «Washington, ese si es el eje del mal, y sus aliados en el mundo, que amenazan, que invaden, que matan, que asesinan. Nosotros estamos conformando el eje del bien, el eje nuevo del nuevo siglo’’.

Alex Contreras, vocero de Morales, ha expresado que el presidente electo boliviano no está opuesto a estrechar los vínculos con Estados Unidos, y agregó que está dispuesto a viajar a Washington, como ha sido costumbre de muchos líderes latinoamericanos recién elegidos, si recibe una invitación del gobierno estadounidense.

Chávez advierte a EEUU

CARACAS (AFP).- El presidente venezolano, Hugo Chávez, advirtió ayer a Estados Unidos que si intenta derrocar al venidero gobierno boliviano de Evo Morales «se arrepentirá», como cuando fracasó en abril de 2002 un golpe al mandatario venezolano.

«Estoy seguro de que si el imperialismo y sus lacayos por estas tierras quisieran derrocar mañana o pasado mañana al gobierno de Evo Morales, se van a arrepentir, porque ocurriría exactamente lo que aquí ocurrió», señaló Chávez durante una rueda de prensa con Morales en Caracas.

Si hay una agresión contra Bolivia «la respuesta sería la profundización de lo que haya que profundizar», como ocurrió, según aseveró, en Venezuela tras el golpe fallido, con la «profundización» de su «revolución bolivariana».

«El pueblo de Bolivia igual que el venezolano está dispuesto a ser libre», indicó.

Chávez regresó al poder luego de 47 horas de un golpe cívico militar por apoyo de fuerzas leales y nutridas manifestaciones populares que exigían su restauración.

El mandatario venezolano mantiene tensas relaciones con Washington, al que acusa de planificar una agresión contra Caracas.