Mons. Agripino Núñez C. – Cartas al director

Mons. Agripino Núñez C. – Cartas al director

[b]Señor director:[/b]

Una pregunta tonta: ¿por qué los legisladores no elaboran y presentan un proyecto de ley para que en los comicios presidenciales del 16 de mayo del 2006 se efectúe elecciones congresionales y municipales junto a las presidenciales?

Otra pregunta tonta: ¿Por qué los legisladores en el año 2002 poseían un inusitado, ardiente, deseo, propósito de efectuar comicios en el año 2004, para juntar a la vez sus elecciones con las presidenciales?

¿Por qué ahora no? Otra pregunta tonta.

Argumentaban entonces en el año 2002, que era beneficioso para la nación, unir los dos comicios, además de ahorrar dinero, se evitaría a la población el fenecí, desasosiego, perjuicios económicos y de vidas que como siempre se produce aquí en los eventos electorales.

La unión de las elecciones en una, para extenderse el período procede.

La unión de las elecciones en una no procede si es para recortárselo.

¿Por qué? Otra pregunta tonta.

Manos a la obra pues apreciados, trabajadores, honorables y sacrificados legisladores, hacedores de las leyes.

Los dominicanos estaríamos eternamente agradecidos por los pingües que un proyecto de tal naturaleza reportaría al país.

Muy atentamente,

[b]Lic. Luis E. Cisnero P.[/b]

[b]De la UCMM[/b]

Nuevamente nos encontramos a las puertas de la fiesta cristiana de la Navidad. En ella recordamos el gran acto de amor de Dios manifestado en Cristo, Salvador y Redentor del hombre. Esta fecha es propicia para la reconciliación de la familia y para juntos orar por la paz que tanto necesitamos en nuestro país y en el mundo.

Los primeros años de este milenio nos enfrentan a grandes retos en la búsqueda de soluciones a los problemas que aquejan a nuestra sociedad; sin embargo, estas soluciones no pueden ser instintivas ni efímeras,. por lo que es preciso fortalecer la dimensión religiosa y ética del hombre.

En el marco de esta realidad, recordamos a Juan Pablo II cuando se pregunta, en la XVII Jornada Mundial de la Juventud en el 2002, «¿sobre qué bases, sobre qué certezas es preciso construir la propia existencia y la de la comunidad a la que se pertenece?» Y contesta el Papa: «…Sólo Cristo es la «piedra angular» sobre la que es posible construir sólidamente el edificio de la propia existencia. Sólo Cristo, conocido, contemplado y amado, es el amigo fiel que no defrauda, que se hace compañero de camino y cuyas palabras hacer arder el corazón» (cf. Lc 24, 13-35).

Es propicia la ocasión para invitar a los miembros de esta gran familia universitaria, a los amigos y relacionados, a reflexionar sobre el significado de la Navidad. ¿Realmente reconocemos a Jesucristo como el Salvador que nos ha nacido?

Junto a María, pidamos al Señor el aumento de la fe, espíritu de solidaridad y la confianza en Dios y en nosotros para enfrentar con esperanza la difícil situación que vive el país y la familia dominicana.

Que Dios nos bendiga y nos proteja en esta navidad y durante el 2004.