MIS BUENOS DIAS
Snooppy

MIS BUENOS DIAS <BR>Snooppy

RAFAEL MOLINA MORILLO
El tanto saber me asusta. Primero clonaron una oveja, después un ratón y una gata, y ahora la nueva manera de jugar a ser Dios ha sido la clonación de un perro. Snooppy, dicen que se llama.

Los científicos aseguran que, lejos de causar ningún perjuicio, la técnica de la clonación ayudará a curar enfermedades en los seres humanos. Confieso que mi mente no dá para entender cómo será eso posible, pero me quito el sombrero ante las  categóricas afirmaciones de los sabios.

Sin embargo, me sigue inquietando que el Hombre sea capaz de multiplicar seres vivientes como si se tratara de sacar fotocopias de un documento cualquiera. Hasta ahora los experimentos han sido con animales, pero… ¿y cuando a un genio maligno se le ocurra clonar seres humanos en serie?

Desde luego, nadie va a poder frenar estos avances (?) de la ciencia. Precisamente por eso me preocupo. Con motivo del perro clonado llamado Snooppy se han hecho bromas de todo tipo. Ya veremos si pasa lo mismo cuando comience la fábrica de hombres y mujeres, de todo tipo y tamaño, a la medida del buen gusto de los clientes.

Realmente, el tanto saber me asusta.

r.molina@verizon.net.do