Mis Buenos Días

Mis Buenos Días

POR RAFAEL MOLINA MORILLO
Enemigo Público No. 7

Sigo con los Enemigos Públicos de la sociedad, que son los mismos de hace por lo menos ocho años. El de hoy es fácil de vencer. Sólo se necesita voluntad política. El enemigo Público No. 7 es la impunidad.

En todo grupo social tiene que haber reglas, a menos que se quiera vivir en la anarquía. En la familia las normas son claras y tácitas. Las pautas son trazadas por papá o mamá, no importa quién, pero cuando no se respetan se produce una sanción, que puede ser desde una simple amonestación hasta un castigo severo.

Las naciones no son más que unas familias más numerosas que, en todas las latitudes, también se rigen por reglas claras, so pena de que se apliquen los correctivos pre-establecidos a quienes las violen.

Es como en el béisbol: el que se sale de la línea es declarado “out”. Si el árbitro no lo hace, es un mal árbitro, pero lo peor del caso es que de ahí en adelante nadie va a respetarlo y el juego se convertirá en un desorden incontrolable.

Es una pena tener que admitirlo, pero en nuestro país las reglas del juego continúan sin estar claras, y las que existen no se cumplen cabalmente, sin que sus violadores reciban el castigo correspondiente para que nadie más se atreva a copiar su mala conducta. Estamos, en muchos casos, bajo el imperio de la impunidad. Con la circunstancia agravante de que algunas autoridades cuya misión es hacer cumplir las leyes, son los primeros que ponen obstáculos para que se sancione a los que las burlan.

Por eso dije al principio que este Enemigo Público No. 7 que es la impunidad es fácil de vencer, con una pequeña dosis de voluntad política: los funcionarios que entorpezcan o distorsionen la justicia… pa’fuera!

(r.molina@verizon.net.do)