Mis Buenos Días

Mis Buenos Días

POR RAFAEL MOLINA MORILLO
Cualquiera puede exigirlo

En estos últimos días se ha venido debatiendo la validez de la exigencia que el Secretario de Interior y Policía, Franklin Almeyda hace a los  315 síndicos del país para que rindan cuentas de qué han hecho con los nueve mil setecientos millones de pesos que los Ayuntamientos recibieron del presupuesto nacional el año pasado.

Airados, algunos políticos han reaccionado diciendo que el susodicho ministro no tiene ningún derecho a reclamar esa rendición de cuentas, basándose, para hacer su afirmación, en diversas interpretaciones de las disposiciones legales que norman las actividades de los municipios.

Parecen olvidar quienes así piensan que no es necesario ser Secretario de lo Interior ni llamarse Franklin Almeyda para tener derecho a exigir la presentación de cuentas claras a quienes manejan fondos públicos, puesto que eso lo puede hacer cualquier ciudadano, sea un tutumpote o sea el chinero de la esquina. Para ello está la Ley sobre el Libre Acceso a la Información Pública, que establece sanciones contra los funcionarios que obstaculicen el flujo de los datos requeridos.

Por otra parte, el hecho de anteponer obstáculos a la información solicitada por el Secretario de Interior solo mueve a suspicacia. Cuando se quiere ocultar el manejo de los dineros del Estado, es porque se sabe que algo estuvo mal hecho. Eso es lógica pura.

¡A rendir cuentas todo el mundo! Aquellos que han llevado sus números en orden, no tienen nada qué temer.

(r.molina@verizon.net.do)