Militares destituyen al Presidente de Honduras

Militares destituyen al Presidente de Honduras

Los militares de Honduras derrocaron al Presidente Manuel Zelaya y lo enviaron al exilio, por orden de la Corte Suprema y con apoyo del Congreso. La madrugada del domingo las tropas tomaron por asalto la casa presidencial, detuvieron a Zelaya y lo expulsaron a Costa Rica, el mismo día en que se convocaba a una consulta popular en procura de apoyo para una reforma constitucional que le permitiera al presidente ser reelecto en noviembre. Desde San José, hacia donde fue expulsado, Zelaya dijo que se consideraba todavía el presidente y desmintió una supuesta carta de renuncia suya que había sido leída en Tegucigalpa frente al Congreso.   «Yo nunca he renunciado”, dijo.

LOS DOS PRESIDENTES
Presidente destituído

«Yo nunca he renunciado ni nunca voy a usar ese mecanismo cuando he sido presidente electo por el pueblo».

El nuevo presidente

El presidente designado por el Congreso,  Roberto Micheletti, decretó anoche  toque de queda por 48 horas.

BOGOTÁ. EFE. El poder judicial de Honduras respaldó hoy la acción de las Fuerzas Armadas de detener y deportar al presidente Manuel Zelaya, quien ha recibido un fuerte apoyo de la comunidad internacional y ha negado haber renunciado al poder, como ha afirmado el Congreso de su país.

“El Poder Judicial deja constancia que si el origen de las acciones del día de hoy (ayer, domingo) estaba basado en una orden judicial emitida por juez competente, su ejecución está enmarcada dentro de los preceptos legales”, señala el comunicado.

“Y debe desarrollarse -continúa- contra todo lo que ilegalmente se interponga para devolver al Estado de Honduras el imperio de la ley».

Desde San José de Costa Rica, donde se encuentra como “huésped”, Zelaya anunció su intención de terminar su mandato y negó en declaraciones a CNN en español ser el autor de una carta de renuncia que fue leída en el Congreso hondureño y aceptada por sus miembros, reunidos en sesión extraordinaria.

“Nunca he renunciado y nunca voy a utilizar ese mecanismo”, dijo Zelaya.

“Lo que ahora estoy deduciendo es que no es un golpe militar, es una conspiración” político-militar contra la democracia, aseguró.

El presidente fue detenido ayer en su residencia, llevado a la base de la Fuerza Aérea y sacado del país en un vuelo a Costa Rica, donde en una rueda de prensa acusó a un grupo de militares “ambiciosos” de haberle “secuestrado” a punta de pistola y de haberle maltratado.

La acción militar se produjo en una jornada en la que estaba prevista la realización de una consulta sobre la convocatoria a una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución, que había sido declarada ilegal por la Justicia del país.

En otro comunicado difundido por cadena nacional, el Tribunal Supremo Electoral de Honduras aseguró ayer que las elecciones generales de noviembre se celebrarán y tienen el apoyo de las Fuerzas Armadas.

“Hemos recibido la garantía del acompañamiento de las Fuerzas Armadas para el libre ejercicio del sufragio. Habrá elecciones generales el 29 de noviembre de 2009 en cumplimiento de la Constitución”, indicó el presidente del tribunal, Saúl Escobar.

Zelaya parte de Costa Rica hacia Nicaragua en un avión enviado por Chávez.   El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, destituido por el Parlamento y enviado a la fuerza por los militares de su país a Costa Rica, partió ayer desde San José rumbo a Managua en un avión enviado por el gobierno venezolano.

Zelaya  partió en una caravana de vehículos escoltada por agentes de seguridad.

OEA condena golpe contra Zelaya

WASHINGTON. EFE. La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy por aclamación una resolución de siete puntos que condena “enérgicamente” el “golpe de Estado” efectuado contra Manuel Zelaya, quien fue destituido como presidente de la República por el Congreso de Honduras.

Tras varias horas de deliberaciones a puerta cerrada, el Consejo Permanente aprobó la resolución que condena el golpe militar, exige el retorno “inmediato, seguro e incondicional” de Zelaya al poder y programa una sesión extraordinaria de la Asamblea General de la OEA para el próximo mañana, martes, para estudiar los próximos pasos a seguir sobre el conflicto.