Miles tareas café en Suroeste casi diezmadas por la Roya

Miles tareas café en Suroeste casi diezmadas por la Roya

CHENE, Barahona. Si el Gobierno no viene en auxilio de los  caficultores de la zona Enriquillo, la principal del país, para combatir el ataque de la furia de la roya, en poco tiempo desaparecerá el café y se pondrá en peligro el suministro de agua para los acueductos, riego y el turismo.

Es urgente la intervención de las autoridades con limpieza, fumigación y fertilización en las áreas de las fincas en las que quedan matas, una gran mayoría famélicas, para ver si el próximo año logran algo de café, porque  este año  cosecharon casi nada, según productores entrevistados.

 La zona Enriquillo, compuesta por las provincias Barahona, Baoruco, Independencia y Pedernales, tiene cerca de 450 mil tareas de café y alrededor de 7,900 productores.

 En una visita a la zona, este reportero conversó con los caficultores Matías Hernández, Frank Féliz, Ángel María Arache, Sergio Féliz y Onofre Pérez.

 Todos coinciden en la gravedad de la infectación de sus fincas cafetaleras por el ataque de la roya del café que desde hace 2 años sufren por el descuido de las autoridades anteriores del Consejo Dominicano del Café (Codocafé) que estaban al tanto de lo que que ocurre en esta zona.

Dijeron que esa enfermedad resurgió en la zona al momento de la cosecha del año pasado y se ha mantenido atacando de manera contundente. Se han hecho algunas aplicaciones con agroquímicos, pero el material con que hemos fumigado no ha sido efectivo. Necesitamos un fungicida más fuerte, porque “nosotros ni el Gobierno vamos a tener recursos para mantener el café en producción con el ataque de la roya”.

Precisaron que este problema hay que  enfrentarlo de manera decidida, sin paliativos, porque la roya está afectando las matas grandes y las pequeñas. Hay que eliminar todo para poder acabar con la roya. Las matas de café que han sobrevivido a la enfermedad se ven débiles y se están secando.

Se necesita una repoblación urgente con nuevas  variedades de café resistentes y de alto rendimiento, como  eran la Típico y la Caturra. “Una buena  variedad es Catimor, que está en Colombia y de la que estamos sembrando aquí algunas matas que nos regalan productores grandes”. La mayoría de los productores de la zona están organizados en cooperativas y dicen que algunos  están emigrando a la capital y otras ciudades; tienen la mano amiga del Codocafé, pero no es suficiente, por lo que creen que el café va a desaparecer si no hay una rápida intervención del Gobierno central.

Explicaron que hace  10 años que tenemos la roya del café aquí. Este año nos atacó con furia y ha diezmado  los cafetales. Lo atribuyen al calentamiento global, por la deforestación (tumbas de árboles). Advirtieron a los técnicos de Codocafé de la situación, pero el organismo no respondió con la ayuda que necesitaban   para enfrentar la roya. Hace tiempo no fertilizan y la enfermedad encuentra las plantas débiles, con 20 y 30 años de sembradas, produciendo de 30 a 35 libras por tarea. Codocafé los ayudaba con algunas plantas de café, pero de mala calidad que  a veces no crecían. Pidieron a Medio Ambiente aportar parte de los recursos que necesita Codocafé para enfrentar la roya en la zona cafetalera.

Zoom

Piden pagos

 Los caficultores piden a Codocafé que  le pague  10 quincenas  a dos  brigadas que trabajan en el control de malezas desde hace 5 meses. Deben incluir más brigadas cuando les paguen.

Abandono

Los productores de café cuidan el bosque, pero  muchos  están abandonando sus parcelas porque no tienen con que mantenerse y otros están en camino. Haitianos entran  a las fincas a cortar árboles para  hacer carbón, aprovechando la ausencia de   dueños.