Miles se manifiestan en contra ruptura familias inmigrantes

Miles se manifiestan en contra ruptura familias inmigrantes

Miles de manifestantes tomaron las calles de casi 80 ciudades de EEUU para expresar repudio a la decisión del Gobierno de Donald Trump de separar a familias inmigrantes detenidas en la frontera, lo que calificaron de “inhumano” e “inmoral».
“Este llamado no es sólo a la Administración sino a la sociedad estadounidense para que entienda que es inhumano lo que estamos haciendo a estos niños y estas madres”, dijo Karla Estrada, fundadora de UndocuTravelers, uno de los grupos que participaron de la protesta nacional convocada por organización Familias Unidas, No Divididas.
La activista fue parte de la concentración desarrollada en el Parque McArthur, en la ciudad de Los Ángeles y punto de encuentro de la comunidad centroamericana, en donde se dieron cita muchos inmigrantes que cruzaron la frontera de forma ilegal y expresaron respaldo a indocumentados.
“Es una cuestión de vida o muerte”, manifestó la salvadoreña María Urque, quien en 1980 cruzó la frontera sur de EE.UU. consu familia y asegura que las medidas de la Administración en la Casa Blanca no van a detener inmigración.
California fue probablemente el estado que más manifestaciones registró en la jornada de ayer, con unas 18 ciudades que acogieron estas marchas en las que participaron defensores de los inmigrantes, grupos religiosos, sindicatos, legisladores demócratas y estudiantes. En todas ellas los manifestantes pidieron la liberación de los menores retenidos y repudiaron además que el Gobierno esté considerando habilitar carpas en bases del Ejército para alojar a los niños.
La capital estadounidense también congregó varias protestas, en una de las cuales congresistas demócratas como Luis Gutiérrez, John Lewis, Raúl Grijalva, Jan Schakowsky, Pramila Jayapal y Joe Crowley encabezaron una “sentada” delante de la sede de la Patrulla Fronteriza, mientras que el actor John Cusack acusó a la Administración Trump de “torturar los inmigrantes».
“Queremos a estos bebes libres ahora”, gritaron en la capital activistas como Gustavo Torres, de Casa Maryland, que como muchos criticó que la Patrulla Fronteriza no entregue cifras concretas hasta la fecha sobre el número de niños que han sido separados de sus padres.