México critica discurso de Bush

México critica discurso de Bush

México, (EFE).- México reaccionó hoy con expresiones de crítica y preocupación al anuncio del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, de enviar a su frontera sur a 6.000 efectivos de la Guardia Nacional. “México ha recibido seguridades de que las medidas anunciadas no implican la militarización de la frontera” pero “debemos señalar nuestra preocupación de que estas acciones aún no estén acompañadas de los avances suficientes en el proceso legislativo en curso”, dijo la Cancillería en un comunicado.

El Senado estadounidense debe reanudar estos días el debate de la reforma migratoria, que ya se efectuó antes en la cámara baja.

La Cancillería agregó que ante el envío de 6.000 elementos de la Guardia Nacional de EEUU a la frontera con México, los consulados del país “redoblarán sus esfuerzos de protección para garantizar el debido respeto a los derechos” de los mexicanos.

México expresó su deseo porque el Congreso de Estados Unidos apruebe una reforma integral que daría mayor seguridad a la frontera común.

Por su parte, el candidato presidencial del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, lamentó la decisión del presidente Bush de reforzar la seguridad de la frontera.

Si bien Bush “subrayó que seguirá abogando por un acuerdo de trabajadores temporales (…), la decisión de privilegiar la seguridad fronteriza como enfoque primario para el control de la migración abona las lecturas erróneas de quienes creen que la solución a los flujos migratorios en América del Norte son más vallas, más sensores y más agentes”, dijo.

Calderón, al que las encuestas señalan desde hace un mes como el favorito para ganar las elecciones del 2 de julio, agregó que estos enfoques “han demostrado ser equivocados: aumentan los costos sociales y humanos para los migrantes”.

“Sólo benefician a los grupos criminales que lucran con las esperanzas y el sufrimiento de aquellos que buscan una oportunidad nueva para ellos y sus familias”, agregó.

En tanto, el Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda) dijo que la decisión “es injustificada, inaceptable e implica una agresión muy seria a una nación soberana”.

“La reacción de nuestro gobierno debió ser enérgica, sin dar lugar a duda alguna sobre nuestra exigencia de que se detuviera semejante agresión”, dijo el PRD en un comunicado citado por la prensa local.

El PRD, tercera fuerza política del país, solicitó al presidente mexicano, Vicente Fox, que exija a su homólogo estadounidense que dé marcha atrás a esa medida e implemente mecanismos que regulen y orienten el flujo migratorio.

 México y Estados Unidos comparten una frontera de 3.200 kilómetros por donde pasan ilegalmente cada año medio millón de mexicanos.

En Estados Unidos viven unos diez millones de mexicanos, la mitad de los cuales son indocumentados, que el año pasado enviaron a sus familiares en México 20.000 millones de dólares, que significó la segunda entrada de divisas al país después de las ventas petroleras.