Metida de pata

Metida de pata

NUEVA YORK.- La Sociedad Médico Dental Dominicana fue creada en Manhattan hace casi tres décadas, y se supone que la entidad, compuesta por profesionales académicos que «no han pasado por la universidad», sino que estudiaron y se graduaron en la universidad, ha de ser ejemplo a seguir, arquetipo, para los demás quisqueyanos que se han avecindado en Nueva York y Nueva Jersey.
Pero la elección presidencial que realizaron sus dirigentes  hace un mes, en un club nocturno del alto Manhattan, puso en evidencia que esa organización tiene en sus entrañas a algunos miembros que no piensan en el bien comunitario, sino en sus intereses político-partidistas, a fin de conseguir prestigio con el trabajo que otros han hecho, por años, en esa institución académica.
De momento podría pensarse que el doctor Rafael Lantigua «metió la pata» al echarle mano a la urna con los votos, cuando dijo que allí habían impuesto un proceso ilegal. Parecería, esa actitud, como un golpe de efecto para echar a perder una actividad cívica. Pero fue todo lo contrario. Lantigua actuó de esa manera, indignado por el chanchullo que hacían los organizadores de esa elección, quienes habían ignorado a muchos votantes y a otros les impidieron votar, con tal de que ganara el candidato del grupo que quiere alzarse con el prestigio que ha conseguido la sociedad, en el discurrir de los años.
Lantigua, es presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), filial de Estados Unidos, y podría pensarse que el popular médico querría imponer sus preferencias políticas, cosa que no es cierta, pues en todos los años que ha sido dirigente de ese partido, ha tenido una línea de respeto tanto hacia sus correligionarios, como a los que forman parte de otras comunidades políticas. De ahí que haya sido un ente de equilibrio en varias situaciones.
Una de esas situaciones se presentó no hace muchos años cuando, fundadores y varios ex presidentes  de la Sociedad Médico Dental indujeron a Lantigua para que aspirara a la presidencia, con el propósito de unificar la entidad. Lantigua aceptó, ganó y presidió la sociedad.
Ahora, se ha producido un desparpajo lamentable dentro de la sociedad, pues algunos de sus dirigentes, queriendo ganar mérito ante dirigentes del Partido Republicano estadounidense, hicieron un chanchullo electoral que produjo indignación en varios de los participantes, incluyendo al doctor Lantigua.
La sociedad ha tenido una trayectoria digna y respetable… hasta ahora. En varios años ha tenido simposios médicos con los que los participantes han conseguido créditos universitarios en su carrera; han impartido cátedras conocidos galenos, como los doctores Marcos Charles, Rafael Cuello Mainardi, Fidelio Jiménez, entre otros. Y no sólo eso, sino que ha propiciado actividades educativas para la comunidad, como conferencias públicas, ferias de salud, y sus bailes anuales que comenzaron a celebrarse en el hotel Waldorf Astoria, durante la presidencia de su primer presidente, el doctor Erasmo Sturla. Entonces, vinieron desde Santo Domingo, a mostrar su arte, Rhina Ramírez y Fernando Casado (El Magistrado).
El hecho que una jueza haya declarado ilegal, en todas sus partes, la elección fraudulenta que propició una camarilla de médicos hace un mes, debe servir de punto de reflexión, para que esas personas corrijan esa actitud que le ha producido un daño inconmensurable a la sociedad dominicana en Nueva York.
Quizás recuerdes este himno que cantábamos en escuelas elementales y primarias: «Siempre adelante, siempre adelante, cumpliendo alegre, nuestro deber…» Esa sola oración es bueno recordárnosla, con  frecuencia, para  tener, como premisa, que  todo humano debe dejar un rastro positivo en este planeta, cuando le llegue el tiempo de irse al otro lado de la vida.