Menen afrontará justicia chilena

Menen afrontará justicia chilena

SANTIAGO (AFP).- El ex presidente argentino Carlos Menem deberá afrontar ahora a la justicia chilena, después que el juez de su país Jorge Urso formalizara un pedido de extradición en su contra, en un proceso que no durará menos de un año, según estiman fuentes judiciales.

La petición argentina fue enviada el jueves a Chile vía valija diplomática, aunque hasta este viernes no era recibida por la Cancillería chilena, que luego debe remitirla a la Corte Suprema.

El juez Urso investiga al ex mandatario en una causa por «administración fraudulenta», a raíz del supuesto pago de sobreprecios en la construcción de dos cárceles de Buenos Aires.

El máximo tribunal chileno deberá decidir en primer término si procede o no la extradición, de acuerdo a algunos requisitos que en anteriores requerimientos ha exigido, como que el inculpado isión preventiva, la detención domiciliaria o el pago de una fianza.

«Todo depende del juez, quien debe calificar cuál es el riesgo de que la persona pueda eventualmente eludir la justicia», dijo el abogado Castro.

Con todos los antecedentes, el juez emitirá una resolución final, que luego debe ser revisada por la sala penal de la Corte, en un fallo cuyo carácter será inapelable.

El proceso de extradición en su totalidad no durará menos de un año, según dijo Castro.

Pero podría alargarse más aún sí se anexa una nueva solicitud de extradición, como adelantó en Buenos Aires el juez federal Norberto Oyarbide, que acusa a Menem de no haber incluido en su declaración patrimonial cuentas bancarias que posee en Suiza.

El Gobierno chileno afirmó que no ofrecerá garantías especiales al ex presidente argentino y procurará que el pedido de extradición se tramite con la mayor tranquilidad.

«En Chile se cumple la ley para los chilenos, para los extranjeros que viven aquí y para los extranjeros que pasan», dijo el vocero del Gobierno, Francisco Vidal.

El titular de la Corte Suprema, Marcos Libedinsky, aseguró además que el juicio de extradición será estrictamente jurídico y no tendrá consideraciones políticas.

«Al revés de otros países en que se tienen autoridades políticas o administrativas en una extradición, (en Chile) es nada más que resorte judicial, así que no hay posibilidades que se politice», dijo Libedinsky a la prensa.

Menem, de 73 años, vive en Chile junto a su esposa, la ex reina de belleza Cecilia Bolocco, y su hijo de cinco meses, Máximo Saúl.

El ex mandatario ha insistido en que no concurrirá a declarar a Argentina y que sólo responderá a un eventual interrogatorio en Chile, porque en Buenos Aires no tendría garantías para un juicio justo.

El último proceso de extradición que se llevó adelante entre Chile y Argentina afectó al general retirado chileno Luis Ramírez Pineda, que fue extraditado por la justicia argentina en septiembre del año pasado.

Ramírez Pineda había permanecido detenido un año en Buenos Aires a petición de la justicia francesa por la desaparición en Chile durante la pasada dictadura del médico francés Jorge Klein.

La justicia chilena, en cambio, rechazó una solicitud argentina para extraditar al ex dictador Augusto Pinochet, por el asesinato del ex comandante en Jefe del ejército chileno Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert, que murieron en un atentado en Buenos Aires el 30 de septiembre de 1974.