Médicos realizan en África primer trasplante de pene

Médicos realizan en África primer trasplante de pene

AFP. Un equipo de médicos sudafricanos anunció el viernes haber realizado con éxito el primer trasplante de pene en el mundo, tres meses después de la operación.

«Fue un privilegio haber participado en este primer trasplante de pene exitoso en el mundo», declaró el profesor Frank Graewe, quien dirige el departamento de cirugía reconstructiva de la Universidad de Stellenbosch (suroeste).

Otro trasplante de pene fue realizado en China en 2006. A pesar del éxito quirúrgico de la operación, el órgano tuvo que ser retirado a causa de «problemas psicológicos del paciente».

El paciente sudafricano, de 21 años, ha podido recuperar todas las funciones urinarias y reproductivas de su órgano, precisó el profesor. Sufrió una amputación del pene hace tres años, tras una infección a causa de una circuncisión mal efectuada durante una ceremonia tradicional africana. El joven fue operado en el hospital Tygerberg de Ciudad del Cabo durante nueve horas, el pasado 11 diciembre. El pene había sido retirado de un donante que murió, cuya familia recibió los agradecimientos de la familia del hombre al que se realizó el trasplante. «Probamos que era posible. Le pudimos dar a alguien un órgano tan bueno como el que tenía», declaró el profesor Graewe en su comunicado. Esta operación tendrá un eco muy particular en Sudáfrica, donde este tipo de accidentes durante ceremonias iniciáticas es bastante frecuente.

La circuncisión tradicional, por ablación del prepucio, generalmente se realiza hacia el final de la adolescencia en varias culturas sudafricanas, tras un periodo iniciático en medio de la selva. «Una prueba de coraje, de estoicismo», señalaba el difunto presidente Nelson Mandela en sus memorias.

Cada año el país lamenta cierto número de muertos o mutilados. Entre 2008 y 2013, 486 jóvenes murieron a causa de estos rituales de pasaje a la edad adulta, lo más frecuente a causa de infecciones o gangrenas consecuencia de la circuncisión. Algunos sobreviven, pero quedan mutilados de por vida.