Medias Blancas se movieron porque quieren ganarlo todo

Medias Blancas se movieron porque quieren ganarlo todo

Los Medias Blancas de Chicago tenían varias cosas que asegurar cuando terminó la temporada del 2010.

Y la gerencia no escatimó esfuerzos para mantener el núcleo con el que se espera que el dirigente Ozzie Guillén le dé a la Ciudad de los Vientos una nueva corona.

El inicialista Paul Konerko (.312-39-111) era agente libre y fue contratado por tres años sin problemas.

El receptor A.J. Pierzynsky fue retenido para seguir dirigiendo los futuros del club y decidieron agregar el potente madero de Adam Dunn (.260-38-103).

Con Alex Ríos (.284-21-88) y Carlos Quentin (.243-26-87), los Medias Blancas completan una novena de mucha capacidad ofensiva, y un receptor talentoso como el cubano Alexei Ramírez (.282-18-70) para mantener el equilibrio en el centro del cuadro.

El pitcheo.   El principal abridor del conjunto se trata de Josh Danks, un hombre que con mejor suerte podría haber tenido mejores resultados.

Su marca de 15-11 y 3.72 de efectividad no traduce exactamente el talento que posee. El zurdo Mark Buehrle (13-13, 4.28) también forma parte del grupo, el mismo hombre que tiró un juego sin hits la pasada campaña.

Gavin Floyd (10-13, 4.08) y Edwin Jackson (10-12, 4.47) completan el grupo para el que Jake Peavy (7-6, 4.63) tratará de conquistar una plaza.

El principal problema que enfrentan los Medias Blancas es en el puesto de cerrador, donde tienen a Chris Sale.

Zoom

El dirigente

El venezolano Ozzie Guillén, con su carisma particular, es el manager de los Medias Blancas de Chicago y llega a su octava campaña con la organización de la División Central.