Mateo Morrison, 50 años en la actividad cultural y literaria

Mateo Morrison, 50 años en la actividad cultural y literaria

Como casi todas las personas que tuvieron su juventud el siglo pasado, Mateo Morrison escribía poemas para dedicárselos a las compañeras que llamaran su atención. Era una costumbre muy popular entre los chicos de esa época, enamorarse a

través de las letras, dedicando una que otra romántica estrofa a aquella muchacha que le robaba el sueño.

Hoy, esa realidad quedó en el pasado y forma parte de los recuerdos de este gran poeta dominicano, que cuenta con añoranza cómo era la vida de ese entonces, cuando se reunía con algunos colegas a escribir y recitar poemas en un parque de la margen oriental de río Ozama.

“Nos reuníamos semanalmente. Ahí también hacíamos críticas de los trabajos de los compañeros y visitábamos a los grandes poetas dominicanos (Franklin Mieses Burgos, Pedro Mir, Manuel del Cabral, Juan Sánchez Lamouth, Luis Alfredo Torres, Máximo Avilés Blonda…)”.

Y aunque ha sido muy reconocido en el mundo de la poesía, en el que ha obtenido numerosas distinciones, su papá quería que estudiara Medicina. “Por eso entré al Colegio Universitario de la UASD, el preparatorio para decidirse por una carrera. Ahí empecé a ver las prácticas de medicina y me di cuenta de que no daba para eso. Pero tuve como profesor de letras a Rafael Fernández Tirado, y recuerdo que en una composición que mandó, le impresionó la que yo hice porque la hice en forma poética”.

Ese era el empujoncito que Mateo necesitaba. Él cuenta que empezó a motivarse por la escritura de poesías luego de conocer al poeta haitiano Jacques Viau Renaud, quien murió en combate en la Guerra de Abril en defensa de la soberanía nacional. “Él fue mi profesor en el liceo y creo que conocerlo y luego inspirarme en su vida, su obra y su ejemplo político, influyeron en mí”, comenta.

“Mis inicios en la actividad literaria y cultural dominicana cumplen 50 años. En el año 1965 se formó la sociedad cultural La Unidad, de la cual me eligieron presidente. De inmediato nos incorporamos al apoyo de la revolución constitucionalista de abril”, señala Morrison.

“Se me considera miembro de la generación de posguerra, porque fue después de esta cuando comencé a publicar algunos de mis poemas. La primera fue en el 1969, una publicación colectiva, un folleto que publicó el Movimiento Cultural Universitario, dirigido por el doctor Jimmy Sierra (en ese tiempo estudiante) que incluía poesías mías, de Rafael Abreu Mejía y Andrés L. Mateo.

Ayer versus hoy. A su juicio, las transformaciones del país han causado un cambio en la forma de vivir de los dominicanos. “Ya no se dedican serenatas, somos menos románticos… antes no existía el internet, la comunicación debía ser más directa, incluso ahora hasta cenar con la familia se complica con la tecnología.

Pero, a pesar de todo, Morrison entiende que la literatura dominicana se ha ido consolidando.

“Aunque parezca sorprendente, porque la imagen que se tiene es que no se está escribiendo mucho entre los jóvenes, yo pienso que en realidad hay muchas actividades y hay un trabajo constante en las nuevas generaciones”, asegura.
“El Festival de la Poesía de la Montaña, que se celebra en Jarabacoa, donde hay una presencia impresionante de jóvenes de todo el país; el Congreso de Literatura que hacen jóvenes escritores en Sosúa; el Ministerio de Cultura hace desde hace varios años el Sistema de Talleres Literarios, en donde se hace un trabajo significativo y en San Cristóbal hacen talleres que incluyen jóvenes y niños”, señala el poeta como algunos de los ejemplos de que la literatura va por buen camino.

Feria del Libro de Orlando. Mateo Morrison adelantó que participará en la próxima versión de la Feria del Libro de Orlando, en Estados Unidos, que se celebrará del 25 al 27 de este mes, en donde presentará a Diómedes Núñez Polanco, quien como secretario de Juan Bosch por tantos años, fue invitado para dictar una conferencia magistral sobre la vida y obra del profesor.

También participará en un coloquio sobre Bosch, junto a otros escritores.