Matan a balazos un comerciante en medio de discusión política

Matan a balazos un comerciante en medio de discusión política

POR RAFAEL SANTOS
LAS CUEVAS, Salcedo.-
Un comerciante fue muerto de dos balazos en esta comunidad en medio de una discusión de carácter político. La víctima fue identificada como José Francisco Salcedo, de 42 años de edad, quien sufrió heridas mortales en la región frontal  y en el cuello.

El doctor Jorge Luis Amarante, director del hospital Pascasio Toribio Piantini, de esta ciudad, dijo que Salcedo expiró cuando era trasladado al hospital regional José María Cabral y Báez, de Santiago. Como presunto autor de su muerte se señala al electricista Juan Ortega Domínguez. Según la Policía, el hecho ocurrió en momentos que ambos discutían acaloradamente por asuntos políticos.

Un parte suministrado por la institución del orden señala que el arma utilizada, una pistola, no está amparada por permiso legal.

  Luego de cometer el hecho, que dejó consternada esta comunidad, el agresor se entregó en la dotación policial de la ciudad, donde permanece detenido para ser sometido a la justicia.

La Policía informó, no obstante, que el caso se mantiene bajo investigación, a fin de determinar sin en el hecho participaron otras personas.

Por su parte, el señor Juan José Salcedo, hermano de la víctima deploró el hecho de sangre, y culpó del mismo a la dirigencia del PLD. Dijo que los dirigentes peledeístas mantienen en zozobra a los perredeístas de Las Cuevas, luego de que el pasado domingo, en horas de la madrugada, el diputado y hoy síndico electo, Juan Roque Jerez, fuera agredido a tiros por desconocidos en esta comunidad.

  Salcedo manifestó que ni él ni su hermano tuvieron nada que ver con el hecho en el que cinco personas fueron heridas, entre ellos tres sobrinos de Roque Jerez y un primo de éste.

  En ese sentido, llamó a la militancia del partido oficialista a que aclare la situación para que cesen las persecuciones en su contra y de sus familiares.

Salcedo, ex sargento de la Policía, denunció que en los últimos días, tanto él como sus hermanos han tenido que dormir en  platanales cercanos, por temor a que les suceda lo peor, como ha ocurrido con su hermano.

  La víctima estaba casado con la doméstica Ana Lucía Urbáez, de 40 años de edad, con quien había procreado dos hijos de 20 y 17 años.