Matan 3 soldados EU en Irak

Matan 3 soldados EU en Irak

Bagdad (EFE).- El mando de las tropas de la coalición multinacional desplegada en Irak anunció ayer que tres soldados estadounidenses murieron en “combates con insurgentes” en la provincia de Al Anbar, en el oeste del país.

Según un comunicado del Ejército de Estados Unidos, dos marines y un miembro de la marina estadounidense fallecieron ayer en “una acción hostil” mientras participaban en una operación militar en la citada provincia.  Además, el Ejército estadounidense informó ayer en otra nota de que el domingo cuatro de sus soldados murieron, en tres ataques registrados en distintas partes de Irak y en un accidente.

Uno de los uniformados falleció por la explosión de una bomba colocada en una carretera mientras participaba en una operación de seguridad cerca de Baquba, a 65 kilómetros al noreste de la capital.

En Mosul, a 400 kilómetros al norte de Bagdad, otro soldado falleció por las heridas causadas también por un artefacto explosivo dirigido contra su vehículo militar.

El tercer soldado murió al explotar asimismo una bomba, mientras protegía un convoy que trasladaba alimentos en el norte de Bagdad, según la nota, y el cuarto perdió la vida en un accidente “fuera de combates” cerca de una base estadounidense en el oeste de Irak.

Con estas muertes aumenta a 2.645 el número de soldados estadounidenses que han fallecido en Irak desde que se iniciara en marzo de 2003 la invasión y posterior ocupación del país por tropas multinacionales lideradas por EEUU.

Además, la explosión de un coche bomba esta mañana frente a la casa de Mumtaz al Samerrai, jefe del clan árabe suní Albu Baz, en la ciudad de Samerra, a 125 kilómetros al norte de Bagdad, causó la muerte de tres personas y heridas a otras cinco, según fuentes de seguridad.

Tras la explosión, un artefacto estalló cerca del mismo lugar, señalaron las fuentes, que precisaron que entre las víctimas no figuran miembros de la familia o de los guardaespaldas de Samerrai.

Este ataque se encuadra en la violencia sectaria que azota Irak, que precisamente estalló en Samerra el pasado 22 de febrero con el atentado perpetrado contra la cúpula de un santuario chií y que, según el Gobierno iraquí, fue llevado a cabo por terroristas de Al Qaeda.