Más pesimista que nunca

Más pesimista que nunca

Estamos ante un momento muy difícil, comparable en muchos aspectos a la Gran Depresión”.

George Soros, el multimillonario inversor que ostenta el récord de ganar más dinero en el mercado en un solo día que nadie, en el que se embolsó 1,000 millones de dólares apostando contra la libra esterlina aquel «miércoles negro» de 1992, no sabe qué hacer con su dinero.

Por primera vez en sus 60 años de carrera, Soros, de 81 años, admite que no está seguro de qué hacer. «Es muy difícil saber cómo se puede estar en lo cierto, dado el daño que se hizo durante los años del boom», apunta Soros.  Las personas que le conocen bien aseguran que ahora aboga por la toma de acciones de empresas sólidas, evitando el oro -la última burbuja».

Ni siquiera está haciendo la única cosa que usted esperaría de un inversor como él, asegura Newsweek Magazine, apostar contra el euro e, incluso, contra el dólar. Todo lo contrario. Insta públicamente a los líderes europeos a hacer todo lo posible para asegurar su supervivencia.

«El euro tiene que sobrevivir, porque la alternativa -una ruptura- causaría una crisis en Europa que el mundo no puede permitirse”, asegura el inversor. Soros ha comprado alrededor de 2,000 millones en bonos europeos, principalmente italianos, en la subasta de activos de MF Global, la firma que entró en quiebra en octubre pasado.

Más catastrofista que nunca.  «En momentos como estos la supervivencia es lo más importante». No se refiere sólo a que ha llegado la hora de proteger sus activos. Lo que quiere decir Soros, que se muestra más pesimista que nunca, es que es hora de evitar el desastre. En su opinión, el mundo se enfrenta a uno de los periodos más peligrosos de la historia moderna. En Estados Unidos, incluso, predice disturbios en las calles que conducirán a una represión brutal que limitará las libertades civiles. El sistema económico mundial podría incluso colapsar por completo.

«La situación actual es la más grave y difícil que yo he visto a lo largo de toda mi carrera», asegura en declaraciones a Newsweek Magazine.

«Estamos ante un momento muy difícil, comparable en muchos aspectos a la Gran Depresión». Nos enfrentamos a una reducción general en el mundo desarrollado. El mejor escenario posible es una situación deflacionaria. El peor, un colapso del sistema financiero».

Las claves

1. Situación actual

George Soros cree que el mundo se enfrenta a uno de los periodos más peligrosos de la historia moderna. En Estados Unidos, incluso, predice disturbios en las calles que conducirán a una represión brutal que limitará las libertades civiles. El sistema económico mundial podría incluso colapsar por completo.

2. Los escenarios

El mejor escenario posible es una situación deflacionaria. El peor, un colapso del sistema financiero», advierte Soros.

Sale del oro

Según George Soros ha comunicado a la SEC, el regulador bursátil de Estados Unidos, su fondo, el Soros Fund Management, se desprendió  del 99% de sus posiciones en oro entre diciembre de 2010 y marzo de 2011. ¿Hace presagiar este movimiento que el rally de las materias primas ha tocado a su fin?

El precio de la onza de oro al contado  cerró ayer en 1,478.50 dólares en el mercado de Londres, lo que supone un retroceso del 1.48% respecto al cierre del lunes, cuando el precio se fijó en 1,500.75 dólares.

Por su parte, los contratos de oro para entrega en junio han mostrado una caída del 0.5%, a 1,482.8 dólares la onza, en paralelo al alza del dólar y a la venta masiva de otras materias primas. La plata para entrega en julio también ha mostrado un retroceso del 1.1%, hasta los 33.75 dólares la onza.

El oro y la plata, que hasta hace nada se habían disparado ante la debilidad del dólar y el miedo a la inflación, así como los temores a la crisis de deuda, frenan su ascenso.

La fortaleza del dólar, que recupera terreno frente al euro, impulsa la corrección de las materias primas. El euro de debilita en un mercado indeciso ante la preocupación sobre la salud presupuestaria de los países más frágiles de la Eurozona, y la divisa se negocia a 1.41 dólares.