Más cooperación con las  ONG

Más cooperación con las  ONG

El país ha tenido la fortuna de contar con valiosas ONG que ofrecen importantes servicios a la población de escasos recursos.

Su abanico de especialidades les permite brindar a la población asistencia en educación, salud, vivienda, servicios comunitarios, autogestión empresarial, crédito para pequeñas empresas, formación técnico vocacional y otros.

Pero su trabajo no siempre fluye con la agilidad que debería, en parte por trabas burocráticas en la aplicación de las facilidades, fiscales y de otras índoles, que se les confiere por ley como entidades sin fines de lucro.

Los integrantes de la  cúpula dirigencial de Alianza ONG asistieron este miércoles como invitados al almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, y en ese escenario expusieron las causas de dificultades que afectan el trabajo de entidades de servicio afiliadas a esta organización. Esto incluye pobre asistencia financiera del Estado en el caso de entidades que atienden al año a cientos de miles de personas con problemas de salud.

Creemos que las ONG, por sus grandes servicios a la comunidad, merecen la mayor cooperación posible de parte del Estado. Una manera de ayudarlas es desmontar todo lo que pueda significar traba burocrática en el cumplimiento de las facilidades que la ley les otorga como entidades sin fines de lucro.

Violencia indetenible

Los homicidios han desplazado del primer lugar a los accidentes de tránsito como principal causa de muerte en nuestro país. Las muertes por disparos de armas de fuego están en la cima del conteo y las causadas por armas blancas en el segundo peldaño.

El Instituto Nacional de Patología Forense registró 570 homicidios en los primeros seis meses de este año. Eso representa 95 por mes, una cifra realmente alta y preocupante.

La estadística de Patología Forense ridiculiza el discurso de algunas autoridades, que sin ningún fundamento  hablan de disminución de la criminalidad en tal o cual gestión.

Las cifras cada vez más altas de homicidios y otros tipos de violencia no se combaten con discursos ni teorías. Hacen falta programas integrales que disminuyan en número y frecuencia  el conteo luctuoso en Patología Forense.