Más carros viejos: peligro

Más carros viejos: peligro

Puede decirse que de cada  cien carros, guaguas y camiones que circulan por nuestras calles y carreteras, más del 40% tiene más de diez años, lo que quiere decir que no disponen de elementos de seguridad suficientemente indispensables y, además, son de alto consumo y funcionan con gasolina de baja calidad, cuyos efectos dañinos y poder de contaminación ambiental son catastróficos, constituyendo por otra parte un peligro para quienes los conducen y para los pasajeros, así como a los peatones.

Todos conocemos que los accidentes de circulación son desencadenados por el factor humano, pero también que un descuido a la hora de frenar tiene consecuencias, que pueden disminuir y ser menos graves, si disponemos de un carro que frene adecuadamente; si llevamos cinturones de seguridad; si el vehículo posee una buena dirección y amortiguadores en buen estado, pero también es cierto que si el carro, guagua o camión  tiene servofreno o dirección asistida, los efectos, en caso de accidentes, son menos graves.

En un automóvil con diez o más años, no importa de dónde haya sido importado, ni la apariencia que tenga, porque salvo contadísimas excepciones de carros pertenecientes a personas de clase media altas, esos vehículos no estarán equipados con servofreno, dirección asistida, la luminosidad de sus faros dejará mucho que desear y por tanto el manejo nocturno de estos son un calvario.

También esos vehículos carecen de barras de seguridad en las puertas para protección en caso choques laterales. No tienen cinturones de seguridad y no tienen la potencia requerida para rebasar otros vehículos, en especial los de carga, como patanas.

Esto sin contar las últimas tecnologías como Airbag y ABS. Es decir, un carro con más de diez años de uso, gasta más gasolina de baja calidad y no puede circular con otro tipo de combustible; además su consumo es superior, su carburación no será óptima y lanzará por el tubo de escape más humo que el deseable, por desgaste del  motor.