Más  3,000 empleados habrían sido despedidos en este mes

Más  3,000 empleados habrían sido despedidos en este mes

En el transcurso de este mes, en el país se habrían perdido más de 3,000 puestos de trabajo, como consecuencia fundamentalmente del impacto causado en las empresas por el aumento de 8% en la tarifa eléctrica y del paquete fiscal aprobado recientemente, según datos del  Consejo Nacional de Unidad Sindical (CNUS).

En ese sentido, el presidente del CNUS, Rafael Abreu, dijo que numerosas empresas están concentradas en las últimas semanas en determinar qué tipo de medidas aplican para inducir reducción de costos. Algunas empresas han escogido la reducción de personal, pues ven que es la  manera más fácil de lograr bajar costos operacionales, dijo el sindicalista.

En ese sentido, dio el dato de que en este mes han  acudido a la sede principal del CNUS más de 1,500 trabajadores a reportar que fueron despedidos de las empresas donde laboraban. Sostuvo que  esta cifra indica que los trabajadores despedidos en julio deben  superar los 3,000 casos.

Basa su argumento en que,  usualmente, es ínfimo el porcentaje de empleados que acuden a las centrales sindicales a exponer este tipo de quejas  tras ser despedidos, pues  generalmente los que se quejan en el  CNUS lo  hacen sólo cuando están disconforme con las prestaciones laborales otorgadas por la empresa que los dejó cesantes.

“El trabajador se queja  cuando cree que el patrono no le dio las prestaciones completa, pero sino, reciben su dinero y se van tranquilos”.

En opinión de  Abreu,  entre las medidas  del gobierno  que más disgustos han causado a los empresarios este año  figura el aumento de la tarifa eléctrica. La  mayoría de comerciantes y personas de la clase media que no laboraron el día del paro de labores convocado recientemente por grupos populares, lo hizo en rechazo al aumento de la tarifa eléctrica, dijo Abreu.

Impuestos

Entre las medidas impositivas más recientes, que representan aumento de costos de las empresas y que estarían incidiendo en el incremento  del desempleo, Abreu citó el impuesto de 1% a los activos de los bancos, que a su vez tiende a subir las tasas de interés de los préstamos. Se refiere a una de las medidas incluidas en el paquete fiscal aprobado recientemente por el gobierno.