Martín Torrijos asume en Panamá

Martín Torrijos asume en Panamá

PANAMA (AFP).- El socialdemócrata Martín Torrijos asumió el miércoles la Presidencia de Panamá con el compromiso de castigar la corrupción y normalizar las relaciones con Cuba y Venezuela deterioradas durante la gestión de su antecesora Mireya Moscoso.

   «Desde hoy declaramos la guerra a la corrupción y la impunidad (…) Vamos a descubrir y llevar a la justicia a los responsables (en el gobierno de Moscoso) de desgreños en las finanzas públicas. He ordenado un audito en todas las instituciones desde mañana» advirtió Torrijos en discurso inaugural.

   A su asunción asistieron una decena de presidentes, los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y su esposa Letizia, el secretario de estado de Estados Unidos, Collin Powell y el secretario de estado para las relaciones exteriores de Francia, Reanud Muselier.

   También estuvieron presentes la mayoría de presidentes centroamericanos, así como los jefes de Estado de Colombia, Alvaro Uribe, y de Ecuador, Lucio Gutiérrez.

   Torrijos, de 41 años, confirmó su decisión de reestablecer las relaciones con Cuba y normalizarlas con Venezuela.

   «La imagen de Panamá ha sido deteriorada ante la comunidad internacional y me he propuesto rehacerlas», dijo.

   «He instruido iniciar las gestiones tendientes al reestablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba y la normalización de las relaciones con la república bolivariana de Venezuela» agregó el flamante presidente, hijo del desaparecido general nacionalista Omar Torrijos quien gobernó desde 1968 hasta su  muerte en 1981.

   Torrijos condenó el indulto de Moscoso a cuatro anticastristas cubanos, entre ellos Luis Posada Carriles, apresados y condenados en Panamá por tramar un atentado contra el líder cubano Fidel Castro durante la Cumbre Iberoamericana de Panamá en 2002.

   A raíz del indulto, Cuba, que considera a Posada Carriles como terrorista, rompió relaciones con Panamá. A su vez, Venezuela retiró a su embajador y suspendió el viaje del presidente Hugo Chávez a la investidura de Torrijos.

   Moscoso dijo que temía que Posada fuera extraditado a Cuba o a Venezuela, donde se le acusó de planear la voladura en 1976 de un avión de Cubana, en el que perecieron 73 personas, la mayoría jóvenes deportistas.

   En su mensaje de asunción, Torrijos dijo que Moscoso le legó un país donde se aplicó una política de «mano dura» contra la delincuencia pero «compasiva con los delincuentes de cuello blanco, los narcotraficantes y los terroristas».

   Afirmó que irá a fondo para determinar si hubo hechos irregulares en el gobierno de Moscoso, acusado de numerosos actos de presunta corrupción.

   Torrijos reiteró su promesa de «cero corrupción» en el gobierno, prohibió a los funcionarios y ministros recibir «regalos o favores» de particulares, empresarios o proveedores del gobierno y aseguró que la partida de gastos reservados del presidente «no será secreta» y se presentarán informes periódicos sobre su uso.

   Torrijos dijo que inicia su mandato de cuatro años «con serias dificultades económicas» porque «las finanzas públicas son una herencia de desgreño».

   En su gobierno tendrá que enfrentar un cuadro de pobreza que afecta al 40% de los 2,8 millones de panameños, un desempleo de 13%, y la construcción del multimillonario proyecto del tercer juego de esclusas en el Canal.

   Torrijos es el quincuagésimonoveno presidente desde que Panamá se independizó de Colombia el 3 de noviembre de 1903 y el cuarto mandatario electo en las urnas, tras la intervención militar estadounidense de 1989 que derrocó al régimen del general Manuel Antonio Noriega.