María Isabel Cuadra de González: “Montar el belén es recrear la historia del Redentor”

María Isabel Cuadra de González: “Montar el belén es recrear la historia del Redentor”

Nos trasladamos a 20 siglos atrás para presenciar el peregrinar de María y José, quienes a su salida de Nazaret fueron pidiendo posada para dar a luz al Redentor del mundo. Situados en esa fecha, la primera sensación que abrigó nuestros corazones fue que esa presencia divina nos bendijo a través de su infinito amor.

Impregnada de ese mismo sentimiento, María Isabel Cuadra de González, quien desde hace varios años pertenece a la Asociación de Belenistas, con sus propias manos y con un ferviente espíritu navideño creó este belén, que además da un vistazo de cómo era la vida en esa época. “Con mis compañeros belenistas intercambio opiniones sobre la historia de este misterio. Nos sentimos muy bien porque cultivamos esa tradición, que es el motivo por el que celebramos esta fiesta”.

En ese sentido, afirmó que le gusta instalar el belén porque cultiva las tradiciones sagradas de la Navidad. “Esta costumbre es muy española, porque nos centramos en el pesebre y no en el árbol de Navidad. Tengo 40 años residiendo en República Dominicana, y desde entonces coloco el nacimiento, porque mi intención es que las personas que lo vean sientan la presencia viva de Jesús en sus corazones”.

Cabe destacar que esta tradición se le atribuye a San Francisco de Asís, quien lo diseñó con personas y animales de carne y hueso. Se adueñó de América con la llegada de España a estas tierras en 1492. “En la actualidad es el símbolo que mundialmente identifica la Navidad. Con el paso de los años, muchos dominicanos han hecho suya esta costumbre que rodea al mundo entero”.

Con una medida aproximada de 20 metros de largo, tres de ancho y, con alrededor de 325 figuras, esta dama oriunda de España, dijo que el pesebre está basado en los cinco misterios gozosos, es decir, la visitación del ángel Gabriel a María para anunciarle que daría a luz el hijo de Dios, la visitación de la virgen María a su prima Santa Isabel, el nacimiento de Jesús, donde se puede apreciar la ternura y la bondad que transmiten la figura de la Virgen María, San José y los Reyes Magos adorando al Niño Jesús; la presentación de Jesús al templo, y el quinto misterio: El Niño perdido y hallado en el templo entre los doctores cuando tenía aproximadamente 12 años.

María Isabel Cuadra de González expresó que los visitantes que se detengan a observar este pesebre, ubicado en el segundo nivel del Supermercado Nacional, de la avenida 27 de Febrero, esquina Abraham Lincoln, también pueden apreciar como era la gente del pueblo 2003 años atrás. Algunas de estas imágenes son: el niño Jesús ayudando a José el carpintero, el nacimiento del cordero, escenificación del castillo de Herodes cuando mandó a matar al niño, el sueño de San José que le avisa que debe irse de Belén y emprende la huida a Egipto, el juicio de Salomón, el abuelo con los niños, los tres Reyes Magos siguiendo la estrella de Belén en la noche clara de la Epifanía.

También están los sembradores de trigo, los truqueros jugando cartas, el alfarero, el herrero, el pastor con sus rebaños, un señor que es ayudado por otro para ver el nido, una señora preparando pan, el pescador en el río. Las dos últimas tienen movimiento, porque trabajan con un compresor.

[b]Preparación del pesebre[/b]

Muy sonriente, María Isabel Cuadra de González dijo que las piezas de este nacimiento, que con la ayuda de tres personas le tomó cinco días en montar, fueron compradas en Murcia, España, y se las obsequiaron cuando cumplió 25 años de matrimonio. “Ese fue el regalo que pedí, y gracias a Dios me complacieron, desde entonces cada año lo coloco con la misma ilusión, con esa que quiero que sienta cada persona que se detenga aquí a observarlo”.

Explicó que el primer paso fue colocar el pesebre, luego los misterios, y la huida a Egipto en el extremo derecho. “Aquí no tenemos nada dibujado, todo lo vamos haciendo con la imaginación que surge en el momento. Para ambientar mejor el nacimiento compraron piedras pequeñas, arena, el musgo traído de Estados Unidos porque en el país está prohibido su comercialización”.

Explicó que las casitas, que dan la sensación de estar en ese lugar, fueron realizadas por la artista Maribel Berros. “Este es un trabajo muy profesional, por ejemplo la imagen de la iglesia de la Transfiguración fue sacado de libros que tratan el tema de Jerusalén”.

Al referirse a la experiencia de montar el pesebre, resaltó: “Nosotros disfrutamos instalando el belén, porque vivimos los momentos sagrados antes y después del nacimiento del niño Jesús. Nos transportamos a esa época, y al ver las angostas calles pensamos que recorremos los pasos de Jesús”.

Así mismo, precisó que al momento de quitarlo se guardan muy bien las piezas para conservarlas, a fin de que el próximo año vuelvan a tener uso.

[b]Mensajes que dan vida al nacimiento[/b]

Además de las figuras que recrean el nacimiento de Jesús, este nacimiento tiene mensajes que ilustran cada episodio. Algunos de estos son: “El arado del hombre trilla la semilla de la buena noticia”, “El ángel anuncia a los pastores la buena noticia”, “En el templo Jesús discutía con los doctores de la ley”, “El ángel del Señor anunció a María” , “Unos días después fue a visitar a su prima Santa Isabel”, “Un belén es Navidad, mucho más amor al mismo tiempo”, “Un Belén es musgo, molino, lavandera, ovejas… Paz”, “Un belén es una fiesta es la cuna de fe”.

[b]Historia[/b]

La Iglesia Católica incorporó la instalación del belén de manera formal en el siglo XVI, durante la Edad Media. En él se recrea la anunciación donde el ángel Gabriel informa a María que tendrá un niño llamado Jesús, la adoración del niño por los Reyes Magos, el aviso del nacimiento a los pastores por el ángel y el pueblo alrededor del pesebre.

La principal cita bíblica que acompaña las estampas fueron tomadas del Evangelio de Mateo, que dice: “Ese es mi hijo amado, el Elegido”.

Las personas que visitan Centro Cuesta Nacional, ubicado en la avenida 27 de Febrero, esquina Abraham Lincoln pueden conocer más sobre esta historia única en la humanidad, al subir al segundo nivel del Supermercado Nacional- área de la panadería, en horario de 9:00 a.m., a 9:00 p.m.