Malla sobre puente flotante comienza a oxidarse

Malla sobre puente flotante comienza a oxidarse

 La malla deslizable instalada por el Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) en el puente flotante sirve  en la actualidad de amarradero de yolas y de centro de operaciones de algunos pescadores de las inmediaciones.

Sin iniciar su funcionamiento, la malla del puente flotante empieza a deteriorsarse.

Este sistema de recolección fue anunciado por el síndico Roberto Salcedo en febrero del 2012 con el objetivo de retener la basura que llega al litoral sur proveniente de los ríos Isabela y Ozama. 

En esa ocasión, el alcalde  del Distrito Nacional prometió que el artefacto estaría operando  en agosto de ese año.

La obra, que ha sido paralizada en varias ocasiones, hoy día evidencia un total abandono y signos de oxidación.

En marzo del 2013, el secretario general del ADN, Andrés Navarro, reveló que la tardanza en la puesta en funcionamiento del retén se debía a un proceso  pruebas por la complejidad del lugar y a que la armadura de la misma se confeccionaba en el exterior.

En ese momento, Navarro afirmó que en dos o tres semanas la red deslizable estaría lista.

Sin embargo, a tres meses de este anuncio aún no se concluye la obra.

La instalación y construcción de la malla está a cargo de la compañía Acero Estrella con fondos provenientes de la Cooperación Japonesa que ascienden a unos RD$4 millones de pesos.