Maduro, el hombre señalado por Chávez como su sucesor

Maduro, el hombre señalado por Chávez como su sucesor

CARACAS, Venezuela
AFP.
El canciller y vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, designado el sábado por el presidente Hugo Chávez como su sucesor en caso de que quede «inhabilitado» para gobernar, es una figura con aires de moderado y era apreciada por la aliada Cuba como posible heredero.  

Chávez definió este sábado a Maduro como «un revolucionario a carta cabal, un hombre con mucha experiencia a pesar de su juventud», y aseguró que es «uno de los líderes jóvenes de mayor capacidad» para dirigir el destino de Venezuela «con su mano firme, con su mirada, con su corazón de hombre del pueblo, con su don de gentes (…), con el reconocimiento internacional que se ha ganado».   Maduro, de 49 años, había sido nombrado tras la reelección de Chávez el pasado 7 de octubre como vicepresidente y ratificado al frente del Ministrio de Relaciones Exteriores, cargo que ocupa desde mediados de 2006, poco antes de que el mandatario fuera reelegido en la Presidencia para su segundo mandato de seis años.

Previamente, este exconductor de autobús y dirigente sindical de trato amable había sido presidente de la Asamblea Nacional (2005-2006), aunque su actividad parlamentaria arrancó como diputado en 1999, como miembro del Movimiento Quinta República (MVR), fundado por Chávez.

«Miren dónde va Nicolás, el autobusero Nicolás. Era chófer de autobús en el metro, y cómo se han burlado de él», dijo Chávez al nombrarlo en el nuevo cargo.

Su nombre ha ido sonando cada vez con más fuerza como posible sucesor de Chávez desde que al mandatario le detectaron el cáncer en junio de 2011, que lo obligó a someterse a varias intervenciones quirúrgigas y a largas estadías en La Habana. 

Al inicio de la crisis de salud, y con Chávez alejado de la vida pública durante casi un mes, a Maduro le tocó anunciar que el presidente había sido operado de un «absceso pélvico», y luego lo visitó frecuentemente en La Habana durante sus tratamientos médicos. 

 El viernes, Chávez volvió de La Habana, donde se sometió a un tratamiento de oxigenación hiperbárica y a nuevos exámenes médicos, y lo hizo acompañado de Maduro, que apareció bajando las escalinatas del avión tras el mandatario, un gesto que algunos analistas leyeron en clave sucesoria.   Maduro es considerado del ala moderada del círculo más próximo al presidente venezolano, a diferencia de otros estrechos colaboradores como Diosdado Cabello, el otro nombre que sonaba con fuerza, un exmilitar que participó en el fallido golpe de Estado que Chávez encabezó en 1992 y quien es actualmente presidente de la Asamblea Nacional.

Las claves

Destaca cualidades

El politólogo Ricardo Sucre destaca las cualidades de Maduro: «No es ruidoso verbalmente» y «pareciera ser una persona, con la naturaleza de canciller, dispuesta al diálogo».   «Además es la opción de los (líderes cubanos Fidel y Raúl) Castro», agrega este profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV).   De la misma opinión es la historiadora Margarita López Maya, quien destaca «la fidelidad» de este político de físico portentoso, que se ha posicionado como «el mejor vocero» internacional del gobierno de Chávez. 

 Como canciller, Maduro adoptó al pie de la letra el discurso «antiimperialista» del presidente, hostil a Estados Unidos, así como la defensa de los regímenes de Siria o del fallecido líder libio Gadafi.