Luis Abinader reafirma decisión de competir con proyecto propio en el PRD

<P>Luis Abinader reafirma decisión de competir con proyecto propio en el PRD</P>

El precandidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, Luis Abinader, reafirmó su decisión de participar  de manera independiente en la convención fijada para el mes de marzo del 2011 y se definió como la única opción  de cambio que ofrece esa organización con miras a las próximas elecciones nacionales.

Tras señalar que su proyecto político ha logrado mantener un sostenido ritmo de crecimiento, indicó  que su pre candidatura casi ha triplicado  el porcentaje de aceptación en los últimos meses y que espera iniciar el próximo año compitiendo por el primer lugar  en la campaña  interna.

Dijo que los perredeístas lo han  asumido como la única oferta de renovación  que tiene el Partido para las próximas elecciones, en un escenario en que el 70 por ciento de la población del país se manifiesta a favor del cambio,  según las encuestas.

Aseguró que su  corriente cuenta con una sólida estructura de dirección a nivel nacional y en cada municipio del país, destacando que es el precandidato del PRD que más contacto directo ha tenido con los dirigentes y militantes  perredeístas de todo el territorio nacional.

Consideró que el PRD no puede colocarse de espalda a la realidad política del país, limitando a ofrecer más de lo mismo, al igual que el PLD y otras fuerzas políticas.

Sostuvo que representa el cambio no solo por razones de generación, sino porque se ha ocupado de definir un discurso propositivo, con nuevas ideas para enfrentar los principales problemas de la nación.

En cuanto a la problemática general del país, el licenciado  abogó por la asignación del 4% del producto bruto interno o el 16% del Presupuesto Nacional al sector educativo, tal como lo dispone la ley orgánica de Educación.

Cuestionó  la actuación  del presidente Leonel Fernández y lo definió como un gobernante inefectivo, que no ha logrado resolver ninguno de los problemas del país, a pesar de haber aumentado desmesuradamente los impuestos a la población y a los sectores productivos y de haber triplicado el endeudamiento público hasta el punto de que para 2011 casi  la mitad del presupuesto nacional tendrá que ser utilizada para pagar la deuda.