Luis “El Gallo” pide siga suspendido el desayuno escolar   

Luis “El Gallo” pide siga suspendido el desayuno escolar   

El Partido Unión Demócrata Cristiana (UDC) hizo hoy un nuevo llamado para que el desayuno escolar continúe suspendido, hasta que se  encuentre una forma segura de preparar y distribuir los alimentos.

Luis Acosta Moreta, Luis “El Gallo”, presidente de la UDC, señaló que el Ministerio de Educación está para dar clases y forjar a los hombres del futuro, en consecuencia, no pueden los maestros tener como una de sus obligaciones repartir a los alumnos el desayuno escolar.

Los males del desayuno escolar, dijo, no se encuentran en un funcionario, sino en que se adoptó un sistema infuncional, y una cadena de distribución insuficiente, que persistirá de reanudarse el programa.

Advirtió que si se comienza el desayuno escolar con los mismos vicios del pasado, nuevamente será un fracaso y se perderán recursos millonarios, y los niños serán los más perjudicados.

Añadió que lo que se impone es que se designe a un encargado del desayuno escolar, que no tenga horario ni funciones  de maestro, y que éste forme el equipo que se encargaría de entregar a los niños la merienda. 

Además, ese desayuno de bizcochitos  esponjosos y leche no ha dado resultado, por lo que se tiene que preparar un menú de acuerdo a la tradición alimenticia de los niños de cada región. 

Los niños marginados  y del campo dominicano comen plátano y yuca, y no un bizcochito esponjoso, propio de los menores de clase media alta que siguen las nuevas modalidades del Internet. 

Afirmó que tratar de imponer de nuevo, a  la carrera y sin planificación, el desayuno escolar, puede traer mayores problemas a la educación nacional, que se está abocando ahora a preparar los exámenes y evaluaciones de los alumnos. 

El desayuno escolar cuesta 17 millones de pesos diarios, por lo que su suministro se debe tomar con toda la seriedad que ese programa demanda y exige. 

Además, ese desayuno es el único alimento que tienen disponible la mayoría de los estudiantes pobres que van a escuelas públicas. 

Tenemos que garantizar alimentación a esos estudiantes, pero no en base a las fallas e inconvenientes que presenta desde su implementación el desayuno escolar. 

Los profesores, agregó, no pueden estar involucrados en repartir golosinas, porque ante los ojos de los estudiantes se les rebaja en el papel disciplinario, y en vez de ser  los forjadores de los chicos, se le ve como un simple mozo repartidor de bizcochitos.