Los pitchers dominicanos han sido el alma de Milwaukee

Los pitchers dominicanos han sido el alma de Milwaukee

Por Will González
ESPNdeportes.com

Claudio Vargas, Carlos Villanueva, y Francisco Cordero han ayudado a los Cerveceros a ser la crema y nata de la División Central de la Liga Nacional. ada uno de los tres monticulistas dominicanos desempeña un papel diferente en el cuerpo de lanzadores de Milwaukee pero en común han disfrutado el placer de pitchear bien este año.

Vargas, es el abridor del trío. El nativo de Monción gozaba de una marca de 3-1 y una efectividad de 3.90 en 55.1 entradas de trabajo. Vargas es el quinto iniciador de los Cerveceros, el único equipo en las Mayores que en los primeros dos meses de la temporada había utilizado a sólo cinco abridores en su rotación inicial.

Milwaukee es el cuarto equipo en las Grandes Ligas con quien Vargas ha jugado. Los Cerveceros adquirieron al veterano de cinco campañas en la gran carpa por vía de un canje con Arizona: él, Johnny Estrada y Greg Aquino pasaron a Milwaukee a cambio de Doug Davies, Dana Eveland, y Dave Krynzel.

Con los Cerveceros, Vargas se siente que por fin maduró como lanzador. «Siempre en los primeros años de uno en las Grandes Ligas uno lo que quiere es tratar de tirar duro, mayormente para que todo el mundo vea que uno tira duro. A través del tiempo y de los errores, que uno comete, uno va aprendiendo que no es tanto tirar duro pero localizar los pitcheos», le relató Vargas a espndeportes. com una tarde, en mayo, antes de un juego, en Filadelfia, entre Milwaukee y los Filis.

Villanueva es el relevista mediano de la trinidad. El nativo de Santiago deleitaba a su club con un récord de 4-0 y una efectividad de 2.97 en 23 apariciones y 36.1 innings de trabajo. El relevista derecho estaba lanzando tan bien que los bateadores sólo le estaban bateando .212 en su contra. El papel de relevista mediano era nuevo para el pitcher que atraviesa lo que él espera sea su primera temporada completa en las Mayores. El joven de 23 años de edad lanzó en las ligas menores el año pasado (11-6 con una efectividad de 3.22 en 22 salidas, 19 de ellas como abridor). Aunque el brinco de abridor a relevista no le fue bien de inmediato a Villanueva, los Dodgers le anotaron tres carreras sin sufrir un out en su primera aparición este año, él logró hacer el ajuste necesario para sentirse más cómodo en su nueva posición.»Ha sido un ajuste mental más que otra cosa», explicó el hombre que ha retirado al primer bateador que ha enfrentado en 16 de sus 23 salidas. «Mecánicamente, al principio del año, estaba muy lento y después acelere demasiado». Villanueva encontró su ritmo a tiempo con la ayuda de otro hijo de Quisqueya, el coach del bullpen, Billy Castro. Ahora, los bateadores son los que lucen fuera de balance ante el relevista.

.Cordero completa la trifecta de lanzadores dominicanos de Milwaukee. El nativo de Santo Domingo no es sólo el taponero del equipo, sino también el mejor rematador en las Grandes Ligas. Al principio de la undécima semana de la temporada, el apaga fuegos derecho tenia 21 rescates en su nombre, 33 ponches, y una efectividad de 0.39 en 23 entradas y un tercio de relevo. Los bateadores le bateaban a las presentaciones de Cordero para un promedio de .082. 

Aunque el veterano de nueve campañas en las Mayores era el más experimentado del trío, él también le sacaba beneficio a la camaradería especial entre él y sus paisanos. «Bueno, realmente, uno se siente bien siempre y cuando tu estas al lado de tu gente. Uno se defiende un poco con el inglés, pero cuando tienes a alguien con quien tu puedes hablar tu propio idioma es un poquito más fácil. Tu te desenvuelves más fácil. Realmente ha sido mucha ayuda para mi, yo se que igual yo para ellos, porque uno se desenvuelve y habla un poco. Uno con otro se ayuda en algo, en unas cuantas cositas», declaró el pelotero que fue canjeado a Milwaukee, junto a Kevin Mench, por los Vigilantes de Texas, a mediados de la temporada pasada, por Carlos Lee y Nelson Cruz.

Vargas, Villanueva, y Cordero en combinación le han brindado a Milwuakee 115 entradas de trabajo desde la lomita; casi un cuarto (23%) de los episodios manejados por el cuerpo de lanzadores del equipo.

De los brazos de un triunvirato dominicano depende el destino de Milwaukee este año.