LOS PIRATAS
son un buen equipo gracias al talento dominicano

LOS PIRATAS<BR>son un buen equipo gracias al talento dominicano

CHICAGO. Si hubiera habido un atrevido que antes de comenzar la temporada hubiese dicho que los Piratas de Pittsburgh llegarían a la pausa del Juego de Estrellas con uno de los mejores récords de las grandes ligas y con la posibilidad de estar en la cima de su división, hubiera sido tomado por un loco.

Pero si esa misma persona hubiese expresado su pronóstico a Clint Hurdle, estratega de los bucaneros, éste sin risa ni burla le hubiera dicho: «que tendríamos que trabajar duro y esforzarnos bastante, y es lo que hemos hecho».

Los Piratas han sorprendido en esta primera mitad de la campaña, al registrar récord de 55-36, el tercer mejor en Grandes Ligas, solo detrás del acumulado por los Medias Rojas de Boston (58-37) y el de los Cardenales de San Luis (56-35), que están un juego por encima de ellos en la División Central de la Liga Nacional.

Es la primera vez desde la temporada de 1992, la última en la que Pittsburgh terminó con marca positiva, que el equipo suma más de 50 triunfos tras disputar al menos 90 juegos.

El sorprendente registro de estos Piratas, sin embargo, aún no termina de convencer a algunos escépticos, que continúan pronosticando que, al igual como ha pasado en las dos últimas campañas, el equipo se caerá luego del Juego de Estrellas.

El staff de lanzadores de los Piratas ha sido la punta de lanza del equipo en esta temporada, al ser el cuerpo de pitcheo el de mejor efectividad en Grandes Ligas, con 3.07 — abridores 2.25 y relevistas 2.82 — el que más blanqueadas tiene (13), el que menor promedio al bate le permite a los rivales (.225), el segundo con la menor cantidad de jonrones permitidos (71) y el segundo con el mejor WHIP (1.18).

La profundidad de la que habla Hurdle está reflejada en cada uno de esos registros que ha logrado su staff de lanzadores, en el que durante buena parte de la temporada se ausentaron dos de sus piezas más valiosas, como A.J. Burnett (4-6, 3.05) y Wandy Rodríguez (6-4, 3.59), en el cuerpo de abridores. Pero a ellos le encontraron reemplazos de lujo en el prospecto Gerrit Cole (4-2, 3.68) y el venezolano, Jeanmar Gómez, quien ha cumplido funciones de abridor y relevista.

La adición del también siniestro, Francisco Liriano, y los resultados que este le ha brindado al equipo ha sido otro factor de sorpresa y soporte en el staff de pitcheo de los Piratas.

Liriano, quien en las últimas temporadas había sido un lanzador inconsistente, ha elevado su nivel en este 2013 y en 12 aperturas tiene récord de 9-3, con 2.00 de efectividad. Para él ha sido un renacimiento en su carrera.

«Este ha sido como un nuevo comienzo para mí. Estoy tratando de hacer lo que muchos esperaban de mí desde el 2006, 2009 y 2010, pero que no pude hacer. Ahora aquí las cosas han sido un poquito diferentes y las cosas me han salido muy bien, gracias a Dios», dijo Liriano.

Los Piratas son el cuarto equipo con la menor cantidad de carreras anotadas (351) en la campaña en grandes ligas y el sexto con el promedio al bate (.242) más bajo. Su porcentaje de embasado es de .309.

Luego de un lento inicio de temporada, Pedro Álvarez ha sido la figura en el bateo de los Piratas en los primeros 91 encuentros del equipo, al registrar 24 jonrones — segundo en la Liga Nacional — y 62 carreras remolcadas.

Andrew McCutchen, el estelar jardinero central de la organización, también se ha ido recuperando de un frío arranque y ya tiene promedio de .301 — el mejor del equipo — con 25 dobles, un triple, nueve jonrones, 47 carreras impulsadas y 19 bases estafadas.

El joven dominicano, Starling Marte, también ha sido un jugador de peso para los Piratas, en su primera campaña completa en grandes liigas.

«Starling ha estado todo el año con nosotros y ha sido la chispa de la ofensiva. Es un gran pelotero y nos ha ayudado mucho, ya tiene más experiencia y se ha desarrollado un poco más», dijo Nick Leyva, coach de tercera del equipo.

Marte, primer bate de los Piratas este año, tiene promedio al bate de .292, con 18 dobles y ocho triples.