Los mormones y la CIA

Los mormones y la CIA

Hace poco fue publicado en HOY un reportaje sobre el trabajo de microfilmación de actas de nacimientos, bautizos, matrimonios, divorcios y defunciones que realiza en el país la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones). El inventario, que abarca prácticamente todo el país, desde 1580 hasta después de 1930, se encuentra resguardado en bóvedas de granito indestructibles previniendo posibles cataclismos. Fueron entregadas copias a la Iglesia Católica y a la Junta Central Electoral, según reveló Alfredo Lee, superior de la iglesia en la República Dominicana y el Caribe. El genealogista e historiador Víctor Arthur adquirió documentación de su interés, a través del Instituto Dominicano de Genealogía y explicó en la entrevista la importancia de este acervo, elogiando y valorando el trabajo de los religiosos.

Sin embargo, Alex Grullón, de Queens, New York, escribió a la edición digital de HOY para comentar: “No pequemos de ingenuos, todos sabemos lo que se esconde detrás de esas caras bonachonas que visitan nuestros hogares. Muchos de esos representantes de la iglesia mormona pertenecen a múltiples instituciones de espionaje norteamericana”.

Los comentarios de Grullón les fueron remitidos al ingeniero Arthur, quien replicó:

“Estimada Ángela: La persona que te escribe desde Queens, el señor Alex Grullón, tiene mucha razón, muchas de las personas que son mormones podrían estar trabajando en instituciones de inteligencia norteamericana, como en cualquier otro organismo gubernamental o privado en todo lo largo y lo ancho del territorio de los Estaos Unidos de Norteamérica, como cualquier católico o evangélico o anglicano o ateo. Cualquier persona sin importar raza o religión tiene cara bonachona y esconde múltiples intenciones desconocidas. Como te expresé el día que conversamos, no me importan las intenciones religiosas de esta gente (las cuales no necesariamente comparto), lo que me importa es que con su trabajo han logrado salvaguardar una parte valiosa del patrimonio documental dominicano y de otras partes del mundo. Si fuera con fines de espionaje ¿por qué comenzaron con los años más viejos? ¿Por qué no comenzaron a copiar los documentos de los que estamos vivos y por ende los de los años más recientes? Si es como él dice para fines de espionaje ¿por qué dejan copias de su trabajo a los organismos custodios locales que les permitieron copiar los documentos? ¿Por qué entonces permiten que cualquier organismo sin fines de lucro pueda obtener todas las copias que quiera de los rollos, con los permisos correspondientes?

“Como siempre, los dominicanos buscamos justificar la inercia de nuestras instituciones públicas y de nuestra sociedad en sentido general, del pasado y del presente, que han permitido que la mayor parte de los documentos oficiales y privados se destruyan con el paso inexorable del tiempo sin realizar un mínimo esfuerzo para que esto no suceda. Entones, cuando aparecen personas conscientes del valor de estos documentos e invierten grandes sumas de dinero para su preservación, decimos que no puede ser por el mero hecho, que algo oculto debe haber, y entonces pregunto de nuevo: ¿Para qué les serviría a estos “espías norteamericanos” esta información de nosotros, que comparten con todo el que lo solicita? ¿Sabe el señor Grullón que los dominicanos podemos obtener copias de los documentos de otras naciones, incluyendo la del país, de los “espías norteamericanos? No peco de ingenuo, Ángela, creo que lo que necesitamos es que nos lean personas que puedan aportar y con su granito de arena preservar todo el patrimonio documental dominicano, y cuando digo todo es todo, no una partecita pequeña ahora y otra después, porque cuando volvamos, si nos dilatamos, es posible que no encontremos lo que nos faltó realizar la primera vez. Con el afecto de siempre, Víctor”.