Los Medias Rojas vuelven al ataque ante Chicago

Los Medias Rojas vuelven al ataque ante Chicago

POR DIONISIO SOLDEVILA
El corazón de un campeón hay que respetarlo, de eso no cabe ninguna duda y por eso los Medias Rojas de Boston merecen la consideración de ser tomados como un titán para esta serie ante los Medias Blancas de Chicago.

Boston ganó la División Este (empate con los Yanquis) aun cuando en papel  hayan clasificado como el wild card de la Liga Americana y tengan que medirse al conjunto de mejor récord en el joven circuito.

Los Medias Blancas tienen en su contra el haber terminado como el peor equipo de los clasificados, a pesar de contar con una excelente rotación de pitcheo conformada por Mark Buehrle, Freddy García, José Contreras y Jon Garland.

Los Medias Rojas, por su lado, mantienen una gran interrogante en cuanto a su pitcheo por la inconsistencia de Curt Schilling en el 2005 y las dudas de Matt Clement y David Wells.

Pero las ofensivas de estos dos conjuntos no se parecen, siendo la de Boston demasiado superior.

Con dos candidatos para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en las personas de David Ortiz y Manny Ramírez, nadie se pega a Boston.

Ortiz terminó el año con un tórrido bateo de .300 y 47 jonrones con 148 empujadas, mientras que Ramírez sacó la bola del parque 45 veces y remolcó 144 carreras mientras bateaba para .292.

El material de Boston suma en su ofensiva a Johnny Damon, quien peleó por el liderato de bateo de la Liga Americana y además un receptor clave como Jason Varitek.

Los Medias Blancas tienen el poder de Carl Everett y una línea central pobre aunque la presencia de Scott Podsednik puede ser determinante en un punto para Chicago.

La gran diferencia a favor de los hijos de la Ciudad del Viento es el pitcheo abridor y ambos tienen problemas con su relevo, principalmente los Medias Rojas, que no tienen disponible al cerrador Keith Foulke, fuera con problemas de la rodilla desde antes de finalizar la temporada y quien no estará presente en ninguna serie de los playoffs a la que puedan avanzar los residentes de Nueva Inglaterra.