Los Grammy van a Los Ángeles por falta de apoyo en Miami

Los Grammy van a Los Ángeles por falta de apoyo en Miami

MIAMI, dpa. La entrega de los premios Grammy Latinos se realizará este año en Los Ángeles debido a la falta de apoyo en Miami, que se atribuye a la intemperancia de un buen sector del exilio cubano, dijeron hoy fuentes allegadas a los organizadores.

Este año la entrega será en el Shrine Auditorium de Hollywood el 1 de septiembre y será transmitida por la cadena de televisión CBS. Las nominaciones serán divulgadas el 14 de julio.

Los premios, que nacieron en 1991 destinados a galardonar al talento musical latinoamericano, se han visto rodeados de controversia la vez que fueron programados o se realizaron en Miami, debido a la oposición del exilio a la presencia en la ciudad de artistas procedentes de Cuba.

El presidente de la Academia Latina de Artes y Ciencias Discográficas (LARAS), Gabriel Abaroa, dijo que la sede del organismo permanecerá en Miami.

Atribuyó el cambio a los problemas económicos confrontados el 2003 en Miami.

LARAS (por sus siglas en inglés) necesita ayuda económica para concretar un evento de este tipo, “porque no tiene fines de lucro, y en Miami el apoyo a nivel de patrocinadores, salvo por cuatro excepciones, fue casi nulo”, dijo Abaroa.

Lamentó también que el gobernador Jeb Bush se hubiera desentendido de la gala. “Su apoyo simbólico hubiese alentado a potenciales auspiciantes”, dijo.

Pero Bush, cuidadoso de no enfurecer al exilio cubano, se abstuvo en 2003 de pronunciarse a favor de la entrega de los premios en Miami.

Emilio Estefan y Willy Chirino, que figuran entre los principales miembros de LARAS, que reúne a 4.000 músicos del hemisferio y España, amenazaron con no asistir a la gala del 2003 si se invitaba a los artistas cubanos nominados.

Grupos del exilio amenazaron también con manifestaciones callejeras si aquello ocurría. Al final ninguno de los cubanos nominados llegó y el espectáculo pudo realizarse sin contratiempos con el colombiano Juanes como el gran triunfador con cinco premios.

“Esta celebración se debe compartir”, dijo Estefan, mientras Chirino opinó: “Es lamentable que los Grammy no se hagan aquí. Miami es su casa natural, es la capital de la música latina”.

Tomás Regalado, miembro del concejo municipal de Miami y considerado un anticastrista de línea dura, se felicitó del cambio de sede. “Es un dolor de cabeza menos que tenemos”, dijo.

Su colega Johnny Winton dijo que es una lástima que Miami no sea la sede. “Es decepcionante”, dijo porque la realización de un espectáculo tiene un enorme impacto económico por turismo en hotelería y servicios afines.