Los ciclones tropicales, el dengue y la leptospirosis

Los ciclones tropicales, el dengue y la leptospirosis

De agosto a octubre, es el período con mayor incidencia ciclónica y septiembre es el mes más activo en huracanes, dentro de la “Temporada Ciclónica Tropical” que va de junio a noviembre.

Al producirse esos fenómenos hidrometeorológicos, las ratas salen despavoridas de sus madrigueras y al orinar contaminan el agua de lluvia que circula; alimentos,  utensilios del hogar, en colmados, entre otros.  De ahí deriva la  leptospirosis; una infección  aguda  producida  por  una  bacteria  (leptospira).

Es transmitida al ser humano a través de la orina infectada de ratas, perros, gatos, hurones y otros,  por contacto directo con la orina o tejidos de animal infectado o por medio del agua y suelo contaminados.

Ante la escasez, el  agua se almacena en recipientes sin protección.  Aquí aparece el  dengue o fiebre rompe huesos,  una infección aguda, producida por  la hembra del mosquito Aedes aegypti, que se cría en agua limpia y pica en las horas más claras y calientes del día.

Esta enfermedad es de inicio rápido,  fiebre elevada, dolor de cabeza y ojos, dolor abdominal, muscular y articular, diarrea, nauseas y vómito, lesión en piel, plaquetas normal o baja, sangrado y  otros síntomas.     

Prevención.  Lo más efectivo contra el dengue es  su permanente  prevención eliminando criaderos de mosquitos en patios y  casas: latas, cubetas,  botellas, gomas, floreros y  cajas de baterías. También sólo almacenar el agua necesaria y por corto tiempo en envases tapados y usar  mosquiteros al acostar los niños. 

 Para la prevención de la leptospirosis: no bañarse en las aguas contaminadas por orina de ratas; no consumir alimentos ni agua contaminados; lavar a diario los  utensilios del hogar; no exponer heridas al contacto con agua de posible contaminación y  eliminar las  ratas en los hogares.

Acerca de la formación de los ciclones

Todo ciclón tropical se forma en  cálidas aguas del océano Atlántico, el Golfo de México y el Mar Caribe, de enormes remolinos de viento con circulación en sentido inverso a las manecillas del reloj, acompañado de lluvias, tormentas eléctricas y ráfagas de viento.

El huracán es un ciclón tropical cuyos vientos máximos sostenidos en un minuto alcanzan gran fuerza y vientos que superan los 118 Km/h. En el 2009 se pronosticaron 14 ciclones tropicales, de ellos 7 huracanes pero sólo se registraron nueve tormentas con tres huracanes. Para el 2010 están pronosticados 15 tormentas tropicales, entre ellas ocho huracanes.