Los bautizos de las operaciones militares

Los bautizos de las operaciones militares

Odisea del Amanecer” es el nombre con que ha sido bautizada la actual operación militar en marcha contra Libia. Muchos se preguntan cuál sería el significado en clave que encierra esa denominación y qué mensaje envía: sencillo, no significa nada y es totalmente aleatorio.

Dándole seguimiento a las operaciones militares en Libia a través de medios internacionales, encontré un reporte sobre el tema en la página digital de la BBC. Si miramos para atrás recordaremos cuántas interpretaciones dimos a algunas de las operaciones más destacadas: “Tormenta del Desierto”, en 1991 en Kuwait para expulsar las tropas de Irak; “Restaurar la Esperanza”, en 1993, por un conflicto interno en Somalia y “Libertad Iraquí”, uno de los pocos casos en que el nombre sí ha expresado un mensaje.

En el pasado se utilizaron algunos nombres que fueron objeto de muchas críticas por la interpretación que popularmente se les daba. Durante la Guerra de Corea se utilizó “Operación Killer” (asesino en español) y para Vietnam se utilizó el nombre de “Operación Masher” (majador). Para evitar esas situaciones, el Pentágono elaboró en 1975 un sistema aleatorio, según explicó el vocero militar norteamericano Eric Elliot al Washington Post, según el cual a cada uno de los comandos militares se les asigna un grupo de letras vinculadas a un conjunto de palabras previamente seleccionadas y de ahí el sistema les señala un par de letras que se utilizarán para bautizar la operación militar en cuestión.

Una vez escogida la palabra “Odisea” para ser utilizada en el nombre de la operación de Libia, se buscó una palabra que combinase bien con el término y así se escogió “Amanecer” y nació “Odisea del Amanecer”.

Muy por el contrario de lo que comúnmente se ha creído, lo que se busca es que el nombre no tenga que ver nada con la realidad sino más bien que la encubra. Si por alguna razón trascendiese a “personas indiscretas” o a la opinión pública, del mismo no se pueda inferir de lo que se trata. No obstante, hay regulaciones estrictas, ya que los nombres no pueden expresar hostilidad ni ofensa por razones políticas, de grupo o de creencias. Tampoco pueden ser usados nombres comerciales o términos “exóticos o triviales”.

Los canadienses se ajustan a otras normas. Vinculan en alguna forma el nombre con la región donde se va a operar. Su participación en Libia le han llamado MOBILE – empieza con “M” igual que “Mediterráneo” que es el teatro de operaciones. Siendo un país bilingüe siempre utiliza nombres que respondan a los dos idiomas. MOBILE se escribe igual en los dos. La mayúscula no significa nada, es solo un problema de costumbre. Francia la ha denominado “Harmatton” que es un viento seco y polvoriento de África Occidental.