Llegó enero,  el mes de la olla

Llegó enero,  el mes de la olla

POR LILY LUCIANO
¡Enero viene  duro! es la frase más común cada inicio de año y es que muchas personas  incurren en grandes excesos que les llevan a gastar su doble sueldo y todo el  presupuesto del mes de diciembre.

 El psicólogo Angel Almánzar, director de psicología de la Universidad Católica de Santo Domingo, explica cuáles efectos negativos  la llamada “cuesta de enero”  puede provocar en la salud de estos consumidores compulsivos. Almánzar indica además cómo vencerla.

Cuesta de enero, efectos en la salud y trucos para superarla

Aparte  de los gastos corrientes de todos los meses las familias, por lo regular, compran ropa y adornos,   pintan la casa y qué decir del gasto  que se incurre en la  cena de Nochebuena  y la fiesta de fin de año.

Por lo que muchos recurren a usar cuantas tarjetas de crédito tengan disponibles y a utilizar los servicios de los prestamistas. Todo esto sin contar que en la compra de juguetes para los niños se empieza a pensar luego de Año Nuevo,  y este es otro gran golpe para el bolsillo de los padres.

Tras los excesos navideños llega la cuesta de enero y, en muchas economías familiares, se presentan dificultades para llegar a fin de mes.

 La cuesta de enero se le denomina a la calamitosa situación económica que se presenta en la vida de las personas que gastan todo cuanto tienen  en las fiestas navideñas y les llega el primer mes del nuevo año en números rojos.

 La  República  Dominicana es un país que se caracteriza por celebrar todas las fiestas, las navideñas son las más esperadas, por lo que es deducible que la cuesta de enero ha de llegar a muchos hogares en este principio de año.

“Los dominicanos han asumido costumbre y patrones muy similares a los norteamericanos, sin tomar en cuenta que somos un país con recursos económicos muy por debajo de Estados Unidos”, este es uno de los principales  factores que inciden el gasto de mucho dinero en Navidad, afirmó el psicólogo Ángel Almánzar, mientras explicaba qué tan larga es la cuesta de enero de los dominicanos.

El doctor Almánzar dijo que la gente de aquí toma muy en serio la palabra prosperidad y  aprovecha para hacer grandes compras, sin guardar  dinero para los días por venir.

El mayor gasto

Donde la mayoría de los consumidores gastan de más, durante la época de Navidad, es en las típicas compras de último momento, ya sea  comida para las celebraciones, ropa para todos los miembros de la familia, decorando la casa y hasta haciendo donaciones y contribuciones caritativas en una época en que a más de uno se le ablanda el corazón.

Con todas estas tentaciones a la mano, es fácil descuidar las responsabilidades económicas del mes y dejar acumular los recibos regulares de servicio como electricidad, agua y teléfono, por nombrar algunos, sin darse cuenta de las consecuencias y de que están vistiendo un santo para vestir otro.

Cómo vencer la cuesta

Es recomendable elegir el pago de  aquella deuda de la que pueda salir más rápido,  con ello tendrá un acreedor o compromiso menos que enfrentar en el futuro.

Otra alternativa es cambiar de acreedor (persona o institución), es decir, si tiene una deuda que le implique intereses muy elevados, es aconsejable pagar esa deuda y en su caso cambiar de acreedor por otro que le permita tener esa deuda en mejores condiciones,

Si está pensando en pedir un préstamo para enfrentar sus compromisos económicos en el mes de enero, es importante comparar las diferentes alternativas que existen (bancos, casas comerciales, casas de empeño, prestamistas), para ello tome en cuenta a cada una, cuánto acabaría pagando en total al paso del tiempo por ese compromiso, y elija la que mejor le convenga y realice sus pagos puntualmente para evitar los intereses moratorios.

Efectos en la salud

Cuando la gente reacciona frente al gasto excesivo que ha realizado, ya es muy tarde y sólo le quedan las deudas y las preocupaciones. Ahí es que se inicia la cuesta de enero, que en los pacientes del doctor  Almánzar se presenta mediante dolores de cabeza, malestar estomacal, problemas en la piel y caída de pelo. Almánzar dijo que estos malestares son comunes en personas fuertes de mente y  pueden ser curados mediante terapias y orientaciones para organizar más su presupuesto y evitar que la cuesta se traduzca en más y más deudas.

En tanto que en aquellas personas menos fuertes ante los problemas,  la cuesta de enero es más peligrosa ya que  pueden caer en un estado de ansiedad y depresión tal que puede conllevar  a tener que realizarse  muchas terapias con expertos e incluso la aplicación de medicamentos.

El doctor Almánzar asegura que las mujeres pueden sobrellevar más fácil la cuesta de enero debido a que son las que manejan el presupuesto familiar además de que buscan  ayuda profesional más rápido que los hombres.