Llaman aceptar victoria Preval

Llaman aceptar victoria Preval

POR GERMAN MARTE
Haití no está en condiciones de celebrar una segunda vuelta electoral, por lo tanto, lo más conveniente es que todos los sectores acepten el triunfo de René Preval, aún cuando le falte poco para alcanzar el 50%  más uno, y  nombre por consenso un primer ministro de la oposición, para integrar así a un gobierno de unidad nacional y evitar el caos.

El planteamiento lo hizo ayer el coordinador de la Alianza Internacional para la Recuperación de Haití (AIR), Jean Bertin, quien advirtió que su país ni siquiera estaba en condiciones de celebrar una primera vuelta, por lo que una segunda sería traumática.

«El pueblo no va a dejar que haya una segunda vuelta. Ya se tiraron a las calles, eso se va a multiplicar; hoy se tiraron diez mil, más tarde se va multiplicar. Van a comenzar a quemar cosas, matar gente, y un caos que será más difícil de parar», advirtió Bertin en visita a Hoy. Escrutado el 75% de los sufragios, el ex presidente René Preval, seguía al frente de las votaciones con el 49.10% de la preferencia. De mantenerse esa tendencia, sería necesario una segunda vuelta, el 19 de marzo, entre el candidato de La Esperanza y su más cercano contendor, quien hasta ahora –según los datos del Consejo Electoral- sería el también ex presidente Leslie Manigat, quien apenas obtuvo el 11.72%.  Bertin manifestó que su país necesita la unidad de todos los sectores para que haya un relanzamiento de la economía y los valores nacionales, por lo que su organización (AIR) está en disposición de servir de punto de unión en un eventual gobierno de unidad nacional.

UNA LUZ EN EL CAMINO

El hecho de que Preval no haya logrado la mayoría en la primera vuelta, no es del todo negativo, según Bertin.

«Hay una lucecita, porque el señor Preval, por no haber logrado el 50% más uno, no tiene tanta fuerza, y está obligado a concertar», expresó Bertin.

Empero, también observó que Manigat, con la poca votación  que consiguió, no está en condiciones de atraer el 50% y derrotar a Preval en una segunda vuelta.

Pero si se logra, como plantea la AIR, una concertación entre todos los partidos, la oposición también estaría representada en el gobierno. Y esa solución permitiría que Haití se recupere, que los partidos se fortalezcan, razonó Bertin.

Asimismo, garantizó que la AIR no será hostil al sector privado, sino que al contrario contribuirá  a pacificar Haití, de manera que el empresariado pueda reactivarse y producir, para que el empobrecido país avance. Pese a todas las fallas que entiende hubo en las elecciones, el diplomático dijo que los haitianos han logrado un nivel donde todos los sectores deben hacer un pacto histórico, un acuerdo para que todo el mundo participe en un gobierno de reconstrucción nacional.

HUBO FRAUDE DE TODOS LADOS

De acuerdo con el secretario general de la AIR, en los comicios del martes «todos hicieron fraude, porque tenían la oportunidad de hacerlo» por fallas logísticas, debido a que el Consejo Electoral no pudo levantar todas las estructuras para los comicios.

Todavía ayer, acotó, unas 200 mulas no habían podido llegar a los centros de cómputos «y en el camino hay gente que está cambiando votos, llenando las urnas», según quien tome el control, por la fuerza o por dinero.

Dijo que las elecciones del pasado martes estuvieron plagadas de engaños y trampas de todos los lados. Además, sostuvo, se trató de elecciones «forzadas», a pesar de que todos los sectores, incluidos los organismos internacionales, empresarios, políticos y sociedad civil querían salir de la crisis.

Bertin dijo que las elecciones son la mejor fórmula para salir de la crisis, sin embargo, el país no estaba listo porque el gobierno provisional no jugó su papel. Se refiere al gobierno provisional de Boniface Alexandre y Gerard Latortue, que cuenta con el respaldo de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) que tiene unos nueve mil hombres emplazados en la empobrecida y turbulenta nación de más de nueve millones de habitantes.