Librería flotante, un mensaje de fe a los dominicanos

Librería flotante, un mensaje de fe a los dominicanos

Desde 1989, el barco Logos II navega los mares proclamando la Buena Nueva a los habitantes de las naciones que visitan. Llenos del amor de Dios, sentimiento que cada día les permite cumplir esa misión legada por Jesús a la humanidad, los tripulantes arribaron al país el 24 del mes pasado procedente de Balboa, Panamá.

Con motivo de su regreso a Quisqueya, el capitán de la nave, Dirk Colenbrander, ofreció un coctel a la prensa para dar a conocer el trabajo que realiza esta embarcación religiosa, así como las actividades que tienen programadas para que el pueblo dominicano viva de manera directa esta experiencia internacional, que tiene como finalidad fomentar la Buena Voluntad y la hermandad entre las naciones.

Así, durante una hermosa mañana bendecida por Dios, en sus palabras de bienvenida, el Capitán indicó que la NM Logos II pertenece y es operada por la Educational Book Exhibits LTD, organización sin fines de lucro con sede en Inglaterra y registrada con la comisión de caridad.

Afirmó que el personal, durante un período de dos años presta sus servicios de manera voluntaria, es decir, sin recibir salario. La embarcación cristiana tiene una tripulación de 200 personas de 45 nacionalidades, por tal motivo se le denomina “las Naciones Unidas flotante”.

“Nuestra mayor satisfacción es la librería flotante que llevamos a bordo, donde exhibimos y vendemos libros que cubren una amplia variedad de temas: literatura, novelas, superación personal, ingeniería, Internet, discos compactos de música clásica, videos, materiales educativos para infantes, obras, salud y medicina, diccionarios en diferentes idiomas, educación familiar para parejas”, agregó.

Asimismo, expresó que durante su estadía de un mes en el país ofrecerán conferencias sobre negocios, juventud y matrimonios. “Con este programa esperamos beneficiar al pueblo dominicano en los aspectos educativos, culturales y de bien social, por además, nuestra misión es promover el entendimiento y educación global a través de programas de intercambio cultural y servicio comunitario”.

Al referirse a la experiencia a bordo del Logos II dijo: “Lo importante de esta vivencia es que expande horizontes y anima a cada visitante a iniciar un viaje de descubrimientos sin precedentes. Y es que este barco, que está en servicio desde 1989 ha tocado los puertos de África, América del Norte y del Sur, el Caribe, Europa y Medio Oriente. Dándole así un cálido recibimiento a más de siete millones de personas en más de 73 países”.

El capitán destacó que los voluntarios del Logos II pertenecen a diferentes iglesias, pero todos se unen como una gran familia para transmitir su fe cristiana y la Buena Nueva del único Dios a las naciones donde llegan.

También tienen un ministerio que visita las cárceles, ya que entienden que esas personas necesitan tener en el corazón palabras de aliento y de esperanza. “Además brindamos apoyo humanitario en lugares donde existe mucha necesidad social o haya ocurrido una tragedia sin precedentes, distribuyendo materiales de primeros auxilios, renovación de instalaciones médicas y educacionales”.

Luego de estas explicaciones, Juan Sánchez, director de Relacione Públicas de la Secretaría de Cultura, entregó al Capitán las memorias de los tres años de gestión de esa entidad, así como algunas ediciones de su periódico semanal Fragua.

Sin duda, el encuentro tomó un matiz diferente cuando Minah Jehng presentó el baile típico de su país, Corea del Sur. Luego de sus merecidos aplausos Mafalda Pereira de Portugal; Meli Mason, Barbados; Franci Kuman de la India; y Marcel Mariano de Brasil dieron testimonio de su fe en Dios y de las experiencias que han tenido a bordo de la embarcación. Afirmaron que lo más valioso de esa experiencia es que comparten tanto dentro y fuera del Logos II con personas de muchas nacionalidades, a quienes llevan un mensaje común: “Tener fe en Dios para vivir”.

Ya en la parte final de este emocionante viaje recorrimos el área de la biblioteca, donde miles de títulos cubren una amplia variedad de temas. Mientras estabamos allá llegaron algunos estudiantes de la escuela República de Colombia, quienes sorprendidos de inmediato empezaron a observan los libros sabiendo que en ellos descubrirían un mundo lleno de conocimientos que les ayudarán en su formación religiosa y personal.

[b]Barco Logos II[/b]

Fue construido en 1968 para navegar como un transbordador de autos y transporte de pasajeros, su nombre original era Antonio Lázaro. En 1989, recibió el nombre actual y fue remodelado y adaptado para que realice las funciones de su servicio actual.

– Hasta el momento de la visita en el barco, el número de visitantes era de 13.512, cifra que ascenderá tomando en cuenta que el barco permanecerá en el país hasta el 24 de este mes.

– El horario de entrada es: Domingo y lunes de 2:00 p.m., a 10 p.m. martes a sábado de 10:00 a.m., a 10:00 p.m. El costo es de RD$ 15. Los menores de 12 años entran gratis.