Ley petrolera pudiera afectar acuerdo EU-Ecuador

Ley petrolera pudiera afectar acuerdo EU-Ecuador

POR RICHARD LAPPER
En Quito

La nueva legislación designada para incrementar la participación del Estado en los ingresos adicionales por el petróleo en unos US$600.0 millones al año, pudieran descarrilar los planes de Ecuador de negociar un acuerdo comercial con Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios gubernamentales ecuatorianos.

Manuel Chiriboga, el principal negociador de Ecuador, está buscando renovar las conversaciones que, en efecto, han sido suspendidos desde finales del mes pasado y aspira persuadir a EEUU que los cambios no afectan el compromiso de Ecuador con las cláusulas de protección a inversiones, fundamentales en estos pactos. 

Sin embargo, acepta que se enfrenta a una batalla cuesta arriba para completar las negociaciones antes de una fecha tope el 15 de mayo. “Los negociadores norteamericanos están sumamente preocupados por la legislación sobre el petróleo”. El acuerdo comercial pudiera no servir para nada”, dijo al Financial Times.

Ecuador inició las conversaciones de comercio con EEUU hace dos años, junto con Colombia y Perú. Sus vecinos ya acordaron pactos con Washington, pero las negociaciones de Ecuador se dilataron más y se han vuelto cada vez más complicadas después del anuncio de nuevos planes petroleros.

La legislación -diseñada por Diego Borja, el ministro de Economía-, aumenta la participación del gobierno en los ingresos adicionales hasta 50%, comparado con un promedio de 30% actualmente, y generaría ingresos adicionales de cerca de US$600.0 millones al año.

Pero las compañías petroleras, incluyendo Occidental, radicada en Los Ángeles, planean desafiar las nuevas leyes, alegando que violarían los contratos de producción compartida firmados entre 1992 y 2002. Si no tienen éxito, con toda seguridad llevarán el caso al arbitraje internacional.

Ecuador es uno de varios países de América Latina que buscan una mayor participación en los mayores ingresos generados por alzas en los precios del petróleo, el gas y otros recursos naturales. Sus contratos petroleros se negociaron cuando el petróleo se comerciaba a menos de US$20.0 el barril. El señor Chiriboga criticó el momento de los anuncios del gobierno, que según dice, refleja una “pobre coordinación” entre los ministerios.

Las negociaciones son especialmente complejas porque los legisladores ecuatorianos -que están buscando un versión aún más dura de la ley con una participación estatal de 60% de ingresos extra-, todavía tienen que aprobar la ley.

Además, los agricultores indígenas de Ecuador, productores principalmente de maíz, arroz y otros granos, se oponen al acuerdo comercial, que dicen los expondrá a una avalancha de importaciones baratas de EEUU. Están amenazando con reiniciar las protestas que paralizaron el país en marzo.

Los grupos indígenas también están exigiendo que el gobierno ecuatoriano cancele un contrato con Occidental, después de otra disputa legal. Los funcionarios ecuatorianos han alegado que Occidental violó la ley hace seis años, cuando no informó sobre una transferencia de participación de 40% en su concesión para operar a EnCana, de Canadá.

El contrato de Occidental pudiera evitarse si las acusaciones se mantuvieran. Se había estado esperando que el Ministerio de Energía fallara sobre este asunto durante el último mes.

VERSION: IVAN PEREZ CARRION