Ley penaliza falsificar medicinas

Ley penaliza falsificar medicinas

Las leyes del país criminalizan la producción y venta de medicamentos falsificados y autorizan a la Secretaría de Salud Pública a  “clausurar temporal o definitivamente los  establecimientos” donde se incurra en esa violación, según han advertido  legisladores que deploran que las autoridades sanitarias hayan expresado que “en la legislación no se ve esa acción como un intento de homicidio sino como una simple práctica ilegal”.

El diputado reformista Víctor O. Bisonó Haza (Ito), el senador Adriano Sánchez Roa  y el diputado Sergio Cedeño, sostuvieron que contrario a lo que afirma el secretario de Salud Pública,  Bautista Rojas Gómez, “nuestra legislación sí contempla una sanción penal a la falsificación de medicamentos y está claramente tipificada como un crimen”, y asimismo dijeron que “corresponde pues a las autoridades competentes la buena aplicación de la Ley General de Salud”.

Citaron que el artículo 3 de la ley 22-06,  que modifica la Ley General de Salud, establece “sin perjuicio de las otras sanciones previstas en esta ley, y de conformidad con lo establecido en la misma y sus reglamentaciones, la SESPAS podrá ordenar la clausura temporal o definitiva de un establecimiento dedicado a la producción, elaboración, almacenamiento, refrigeración, envase, transporte, distribución, comercialización y expendio de artículos alimentarios, medicamentos o similares en que se infrinja algunas de las disposiciones de esta ley”.

Asimismo, dicha ley agrega que las autoridades confiscarán “y si es necesario, destruirá o incinerará los productos deteriorados, adulterados, contaminados, vencidos, falsificados y los que sean descritos falsa o erróneamente”.

En una carta que dirigió al titular de Salud Pública,   Bisonó  hace algunas precisiones para colaborar con las acciones que buscan erradicar la falsificación de medicamentos en el país.

Se refirió específicamente a declaraciones del secretario de Salud Pública, en las que propone modificar la Ley No. 42-01, Ley General de Salud, para que se imponga mayor pena a los que se dediquen a contrabandear, falsificar y adulterar medicamentos porque, según el funcionario, “en la legislación no se ve esa acción como un intento de homicidio sino como una simple práctica ilegal”.

“Sin embargo, de acuerdo a la Ley No. 22-06, de fecha 15 de febrero de 2006,   los medicamentos fueron excluidos del numeral 13 del artículo 156, donde se especificaba como un delito fabricar, manipular, transportar, almacenar, importar, exportar, maquilar, distribuir, comercializar o suministrar, en cualquiera de sus formas los mismos, no aptos para el consumo por no responder a los requerimientos o condiciones fijadas en los reglamentos de la presente ley y normas vigentes sobre la materia”, expresó el legislador  Bisonó, del Partido Reformista.

Zoom

Otros  aspectos

Bisonó indicó que además se penaliza la comercialización de medicamentos “sin cumplir con los requisitos previstos por esta ley para la etiquetación de los citados productos”. Manifestó que en el artículo 156 de la referida Ley General de Salud se establecen las infracciones que se consideran crímenes y que son sancionadas con penas de dos a diez años de reclusión o multas que oscilarán entre veinticinco y cincuenta veces el salario mínimo nacional establecido por la autoridad legalmente competente para ello o por la ley. Explicó que el numeral 8 de la referida ley penaliza tácitamente la fabricación, importación, exportación y distribución de medicamentos falsos.